Saltar al contenido

Receta de pescado al horno en su jugo

Son múltiples y variadas formas en las que se puede preparar un jugoso pescado al horno, y he aquí que si tienes ganas de sorprender a familiares, amigos o compañeros, deberás elegir con cuidado el pescado a preparar y los ingredientes que al final darán por sentado tus verdaderas dotes culinarias.

Al momento de comprar el pescado para prepararlo al horno

Receta de pescado al horno en su jugo

Es importante comprender que no todo pescado es propicio para toda ocasión. Los gustos y las recetas van a depender de la cultura y gastronomía de la región, la producción local y el consenso de los comensales. Es por eso que te recomendamos unos principios básicos para no dar con el traste y cosechar buenos comentarios.

  1. Mira el ojo del pescado: La frescura de la pieza es lo más importante para tu receta, porque de ella van a depender dos factores; el gusto y la salud de tus invitados. Un pescado viejo que ha sido exhibido durante mucho tiempo tendrá los ojos particularmente oscuros. A Mayor frescura del pescado mayor claridad se podrá observar en el iris. Además podemos saber si el pescado está contaminado con parásitos mirando sus ojos, si se ven pequeñas venas negras, como renacuajos, no compres nada en esa pescadería.
  2. Toca la piel del pescado: Existen especies de peces con y sin escamas, pero casi todas ellas tienen una particularidad para saber si han sido sacadas del agua hace ya mucho tiempo; y es que la piel se desprende o daña con facilidad cuando el pescado a empezado a descomponerse, en algunas ocasiones la presencia de una piel babosa no es buena señal.
  3. No pidas que le quiten las escamas: Existen ciertas cosas que la mayoría de los cocineros preferimos evitar, como quitar las escamas y limpiar el pescado, pero la primera de ellas (descamarlo) es un error si el destino del animal será el horno, ya que conservando las escamas estamos asegurando que no quede seco y que se mantengan sus jugos por más tiempo. Tal vez usted se estará preguntando: ¿Y quién se va a comer semejante parvada con escamas? Pero la respuesta es muy fácil: Nadie; una vez que esté listo el pescado le levantamos la piel por un extremo de la cola con un cuchillo y ésta sale como si fuera una sábana.

Los Ingredientes para preparar pescado al horno en su jugo

Es aquí donde muchos se contradicen, hay quienes aseguran que más es menos y otros que menos es más… Lo que si es una realidad es que existen dos lugares en los uno puede medir hasta dónde estas fórmulas son efectivas: En buenos restaurantes y en la costa, en el primero la gente paga para comer y si lo hace es porque le gusta, y en la costa se supone que están los pescadores, cuya experiencia de toda la vida les confiere autoridad para dar unos cuantos consejitos…

He aquí te vamos a dar una lista de los ingredientes más utilizados para el pescado al horno y sus acompañantes sin orden de jerarquía:

  • Limón
  • Aceite de oliva
  • Jengibre
  • Sal
  • Aceite de soya
  • Pimentón
  • Cebolla
  • Ajo
  • Plátano verde
  • Arroz
  • Verduras y leguminosas para la ensalada
  • Aliños verdes como el cebollín, ajo porro, etc…

¿Cómo preparar mi pescado al horno para que quede jugoso?

Si tu pescado al horno no queda en su punto, y por el contrario parece de anime es uno de los platos más indigeribles que puedan servirse, por eso para conseguir una perfecta cocción te daremos unos cuantos trucos para que su carne quede jugosa, apretada y suculenta.

Toma el pescado y límpialo o destrípalo si ya no te lo han dado preparado cuando lo compraste. Si quieres agregarle limón al principio, evita hacerle cortes en la piel porque esto hará que se reseque, más bien puedes poner rodajas dentro del pescado o por encima.

Luego toma papel para el horno y cortamos un trozo equivalente al tamaño de la bandeja donde vamos a poner el pescado.

Colocamos el o los pescados encima del papel.

Adereza con un poco de aceite, sal, jengibre, y algunos aliños verdes o romero –éstos últimos dentro del pescado.

Tomamos otro trozo de papel para hornear, lo mojamos y arrugamos en agua para que quede bien empapado (no te preocupes, no se romperá). Luego lo estiramos encima del o los pescados, esto creará una tapa que podremos levantar con las manos sin quemarnos –pero cuidado con los vapores que también queman- y así el pescado mantendrá su humedad, quedando jugoso pero la carne prensada.

El tiempo dependerá de cuánto pese el o los pescados, por eso es tan importante el papel para hornear, porque nos permitirá ver si ya está listo sin exponerlo mucho a los descensos de temperatura que suceden cuando abrimos el horno.

Trucos del chef 

  • Pocas personas conocen este truquillo… Para saber si el pescado esta listo, basta con mirar el ojo, si se puso blanco, está hecho.
  • Para sacarle la piel, usa la punta del cuchillo, levantándola un poco y luego  con los dedos estírala hacia adelante, saldrá solita.
  • Una buena fuente hará que se vea más sabroso tu plato.
  • Si debes retrasar la cena, bastará con dejarle la tapa que hiciste con el papel para hornear y meterlo en el horno pues aún apagado mantendrá un poco de temperatura y aguantará un poco más de tiempo para mantenerse en perfectas condiciones.
  • No olvides que la creatividad de los contornos y la ensalada que elijas definirá el éxito de tu exquisito y jugoso pescado.

¡Manos a la obra!