Saltar al contenido

Remedios caseros para las quemaduras solares

Desde el pasado, existen remedios caseros para las quemaduras solares, en este artículo te mencionaremos algunos de ellos.

¿Cómo se produce una quemadura solar?

Remedios caseros para las quemaduras solares

Antes que todo. debes conocer que las quemaduras ocasionadas por el sol, no son más que un enrojecimiento de la piel.  De hecho, la misma sucede cuando se está mucho tiempo expuestos a los rayos ultravioletas sin una protección previa.

Síntomas de las quemaduras solares

La mayoría de los síntomas no suelen aparecer de forma inmediata, algunos de estos síntomas son:

  • Enrojecimiento de la piel y caliente al tocarla.
  • Vejigas o ampollas que se desarrollan a medida que pasa el tiempo.
  • En algunas ocasiones fiebres fuertes con escalofríos y nauseas.
  • En las áreas más expuestas al sol, al paso de los días se suele pelar la piel.

 ¿Cuáles son algunas de las causas de las quemaduras solares?

Estas quemaduras se presentan al estar mucho tiempo bajo la exposición al sol. Debido al exceso, la piel pierde el pigmento protector. Las pieles más claras se queman con solo 10 minutos. Las pieles un poco más oscuras, pueden soportar la exposición del sol por mucho más tiempo.

A continuación Remedios caseros para las quemaduras solares

Como mencionamos anteriormente, existen infinidades de remedios caseros para las quemaduras solares. Te mencionaremos alguno de ellos.

Baño de bicarbonato

Añade tres cucharadas colmadas de bicarbonato de sodio al agua. Luego, tate un buen baño con esa agua. Una vez finalizado, sécate con el aire y no te limpies los restos, el bicarbonato te ayudara como un calmante natural.

Baño de avena

Con agua bien fresca agrega una taza de avena bien sea en hojuelas o harina. Igualmente, rocíala en tu cuerpo y deja que seque sola sin usar toalla.

La salvia

Corta una penca de salvia, y el jugo que desprende o gel aplícalo en las áreas afectadas. Este remedio natural te ayuda a aliviar y a su vez contrae los vasos sanguíneos. La recomendación es, aplicar este gel entre seis veces al día más o menos, hasta que la misma mejore.

Compresas frías.

Otro de los remedios caseros para las quemaduras solares, consiste en mojar un paño pequeño en agua fría. Para ello, debes colocarla en las áreas afectadas durante unos 15 minutos hasta que pierda el frío. Se recomienda su aplicación en varios periodos al día.

El agua

Al exponernos a fuertes quemaduras, no solo sufrimos por fuera de nuestro cuerpo, sino también por dentro debido a una fuerte deshidratación. Por lo tanto, es recomendable tomar mucho líquido, en especial el agua. De esta manera, podemos recuperar la hidratación de nuestro cuerpo.

Las patatas

Una mascarilla a base de patatas es uno de los infalibles remedios caseros para las quemaduras solares. La misma, consiste en tomar tres patatas, picarlas en trozos pequeños y licuarlas hasta que las mismas estén en forma líquida.  Luego, mezclar con agua si la consistencia está muy dura y posteriormente se aplica en las áreas afectadas. Finalmente, a los 15 minutos aproximadamente se retira con un buen baño de agua fría.

Almidón

Para aliviar el dolor que produce el roce al usar ropa en las áreas como las axilas, el cuello, la línea del bikini, debajo de los senos; entre otros.  De hecho, se aconseja aplicar almidón o muy conocido como maizena. Esto, te proporcionará una sensación de alivio.

Calmantes

Entre los remedios caseros para las quemaduras solares. También, se aconseja el uso de calmantes medicinales de venta libre. Ellos te ayudarán aliviar el dolor y la inflamación. Los más comunes son el acetaminofén, la aspirina y el ibuprofeno.

Para tener en cuenta…

Remedios caseros para las quemaduras solares

La exposición brusca al sol puede causarte envejecimiento de la piel, de forma prematura. Para ello trata de usar protección solar cuando vayas a la playa o cuando des un paseo. De igual forma, los rayos del sol son más fuertes en horas como desde las 10:00 AM hasta las 4:00 PM. Recuerda, que tomando las previsiones puedes prevenir enfermedades de la piel que pueden desencadenar en consecuencias más graves.