Saltar al contenido

Combatir el estreñimiento con yoga

El estreñimiento es el síntoma de que algo se está haciendo mal. Es un aviso que da el cuerpo para ajustar ciertos hábitos alimenticios, mentales y emocionales. Hoy día, combatir el estreñimiento con yoga es una solución natural que da excelentes resultados.

 El estreñimiento y sus causas

Combatir el estreñimiento con yoga

Las causas son muy variadas, por ello precisa el seguimiento de un profesional sanitario para determinar el tratamiento adecuado. Debido a que el mal uso de algún medicamento puede generar efectos secundarios.
A continuación se enumeran algunas de las principales causas:

Estilo de vida inadecuado

Actualmente, es muy común que el día de una persona sea muy agitado, provocando estrés. Además de tener una dieta pobre en fibra y líquidos, especialmente agua. Las bebidas que no son naturales, pueden provocar cambios no aptos en el tránsito intestinal.

Poco o ningún ejercicio

Muchas personas piensan que no es necesario estar activos para combatir esta afección, sin embargo, el sedentarismo es perjudicial. Afortunadamente, no hay que ejercitarse intensamente. Es aconsejable combatir el estreñimiento con yoga para beneficiarse de unos adecuados hábitos intestinales.

Afecciones

Presencia de cierto malestar, tales como, inflamación, tumor, síndrome de intestino irritable. Si el estreñimiento es debido a una de estas causas, no se debe iniciar tratamiento sin consultar con el especialista. Debido a que pudiera agravar el problema.

Prácticas a tener en cuenta

Estudios han demostrado como la práctica del yoga ayuda a resolver un problema de salud, como lo es el estreñimiento. Pero ¿qué hace el yoga?, ayuda a cultivar una alta conciencia sobre qué ocurre en el cuerpo. Se inicia un proceso de entendimiento de las decisiones que se toman. Ejercitar frecuentemente con el yoga orienta a la persona a ser más consciente con su salud.
Existen ciertas actitudes, que se deben asumir, para combatir el estreñimiento con yoga, alguna de ellas se mencionan a continuación:

Agua

Si las heces están resecas, se hace más difícil la expulsión. Al beber suficiente líquido se limpia de impurezas el área. La práctica del yoga recomienda ingerir en ayunas agua con limón y miel, ya que presiona y nutre los intestinos.

Lavar el estómago

Cuando la persona se levanta tiene el estómago vacío y es el momento preciso para hacer un lavado. Hay que colocarse de rodillas presionando el vientre y beber agua con sal, para luego provocar el vómito. De esta forma, deja que salga el líquido y los restos de comida.
Luego de este procedimiento, es propicio tomar agua con limón. Es recomendable no cenar el día anterior y hacerlo una vez por semana para estimular el tránsito de los intestinos.

Ejercicios para combatir el estreñimiento con yoga

Es posible combatir el estreñimiento con yoga, debido a que se activa el flujo de la sangre. Lo que garantiza la estimulación de los intestinos. Algunos de estos ejercicios se listan a continuación:

La pose del héroe

Esta posición se debe asumir arrodillándose con las piernas separadas, pero los pies juntos. Con el mentón mirando al frente, lentamente, inicie el movimiento llevando las caderas hacia atrás para descansar sobre los pies. Llevar las manos hacia las rodillas y respirar pausada y normalmente. Repetir hasta completar un ciclo de 10 repeticiones.

Pose de abajo

Con la pose del héroe, la persona debe inclinarse hacia delante y descansar la frente en el piso. Direccionar los brazos por encima de la cabeza, juntando las palmas. Es conveniente durar en esta posición unos 60 segundos.

Pose de espalda

Ayuda mucho para liberar los gases. Se debe acostar sobre la espalda y direccionar las rodillas hacia el pecho, respirar lentamente, mientras estas se levantan. Hay que ejercer un poco de presión llevando los muslos hacia la barriga. Mover la cabeza hacia arriba hasta tocar las rodillas con la frente.

Otras recomendaciones

Combatir el estreñimiento con yoga

Además de combatir el estreñimiento con yoga, existen ciertos criterios para ayudar al cuerpo a digerir los alimentos. Entre ellos tenemos, masticar muy bien y sin prisas, tomando pequeños sorbos de agua durante la comida. Es recomendable reposar, por lo menos, 20 minutos luego de comer.

A pesar de lo dicho anteriormente, es imprescindible consultar al médico si no se nota ninguna mejoría, hay que recordar que la causa también puede ser alguna afección.