¿Qué es la Arteriosclerosis?

La palabra Arteriosclerosis proviene del griego arterio, cuyo significado es “arteria” y “sclerosis” con que se designan las palabras “cicatriz” o “rigidez”.

Definición de Arteriosclerosis

En términos de medicina humana y veterinaria, la arteriosclerosis es un endurecimiento de arterias de mediano y gran calibre, en general por causa de un proceso dañino llamado estenosis, en el cual las arterias se van estrechando hasta llegar a la obstrucción del vaso sanguíneo, impidiendo el flujo de sangre por la arteria así afectada.

Muchos confunden la arteriosclerosis, arteriolosclerosis y aterosclerosis por el parecido gramático y su significado, pero son muy diferentes:

La arteriosclerosis define a cualquier endurecimiento de la arteria y su posterior pérdida de elasticidad.

En cambio la arteriolosclerosis se usa para describir un padecimiento particular, y es aquel que se produce en las arteriolas o arterias de pequeño calibre.

Por último, y un poco más complicada, la aterosclerosis se define como una “induración” originada particularmente por la formación de placas de ateromas.

Tipos de arteriosclerosis

La más frecuente forma de Aterosclerosis, se caracteriza por un crecimiento de la túnica íntima con placas que sujetan macrófagos repletos de lípidos, grasas, entre ellos el colesterol como predominante.

Sin embargo, cuando se ven afectadas las arterias de las extremidades inferiores se está en presencia de un tipo específico de “Arteriosclerosis obliterante, y son los adultos mayores a 55 años quienes la padecen con más frecuencia.

Un raro tipo es la “Esclerosis de Monckeberg” que ataca fundamentalmente a personas ancianas, y que causa estragos en la glándula tiroides o el útero

Los pacientes con padecimientos de diabetes o patologías renales pueden presentar otro tipo de afectación: la “Arteriosclerosis hialina o nefrosclerosis”, en la cual se engrosan las paredes de las arterias por depósito de material hialino, cuyo significado es “vidrio” ya que así se ven los depósitos bajo el microscopio.

También está la “Esclerosis de la vejez”, en la cual a medida que aumenta la edad se observa una transformación dañina de las arterias y cuyo efecto suele asociarse con la hipertensión sistólica.

Causas de la Arteriosclerosis

El consumo de cigarrillos aumenta la presión arterial debido a la afección de la microvasculatura generalizada, y puede derivar en Arteriosclerosis. Al igual que la hipertensión sistólica o diastólica porque influyen a la elevación del riesgo acompañado de hipercolesterolemia.

Antecedentes familiares y factores relacionados con la trombosis, y otras causas de riesgo como altos niveles de proteína C reactiva (PCR) en la sangre, siendo éstos últimos los causantes de muchos ataques al corazón.

Tratamientos para evitar o combatir la Arteriosclerosis

Lamentablemente, a pesar de ser el tratamiento más buscado por la industria farmacéutica mundial, no existe fármaco alguno que pueda demostrar científicamente su efectividad contra la arteriosclerosis. Sin embargo se pueden reducir sus causas o consecuencias utilizando tratamientos farmacológicos que sí sirven para las enfermedades que la causan o las que se derivan de ella.

Algunos de ellos son los antihiperlipidémicos, antiagregantes o anticoagulantes, que sirven para combatir un sinnúmero de síntomas asociados a la enfermedad y mejoran visiblemente las capacidades y salud de los pacientes.

En casos graves se recomienda la intervención quirúrgica, sobretodo cuando se está en presencia de la cardiopatía y enfermedades que afectan el corazón.

7 consejos para disminuir el riesgo de padecer Arteriosclerosis

Aunque no se conoce tratamiento médico que nos garantice que podemos evitar o erradicar esta enfermedad, sabemos que una vida sana y la buena alimentación pueden disminuir notablemente el riesgo de padecerla y si se la padece, es posible controlar algunas de sus consecuencias, extendiendo así la calidad y duración de la vida en la persona.

Es bueno donar sangre

Si estás interesado en mejorar tus hábitos puedes seguir estos 7 consejos:

Evita la obesidad: A menos que sea por factores médicos, intenta mantener un peso saludable, para ello puedes intentar dietas altas en proteína y bajas en grasa.

Controla y vigila tu hipertensión: Si eres hipertens@, chequéate con frecuencia, y toma medicación para controlar la tensión en tus arterias.

Olvida el sedentarismo: Camina o ejercítate por lo menos dos veces a la semana, este saludable hábito puede ayudarte en todas las áreas de tu vida y mejora la salud.

No consumas azúcar en exceso: La diabetes es la peor enemiga de la Arteriosclerosis.

Baja el consumo de comida chatarra: El colesterol que se presenta en la comida rápida es un agente nocivo para tu salud.

No fumes: El tabaquismo estrecha tus venas y arterias.

El dato curioso…

Importantes investigadores de China y Japón descubrieron que el hongo reishi tiene un importante efecto en el mejoramiento del flujo sanguíneo y hace descender el consumo de oxígeno que agota el músculo cardíaco, ya que el reishi contiene ácido ganodérico, el cual tiene una incidencia directa en la presión sanguínea, colesterol y detiene la formación de placas en las venas y arterias; con lo que se evitan problemas circulatorios y ataques al corazón.

Angelus LLC: Servicios digitales para webmasters

Deja un comentario