Saltar al contenido

Masajes que eliminan grasa

Admitámoslo: la búsqueda del cuerpo perfecto es tentadora, frustrante, interminable y, a veces, hasta peligrosa. Dietas radicales, ejercicios agotadores, cirugías riesgosas… Y ni siquiera después de tanto esfuerzo y sacrificio quedamos satisfechas: que si esa pancita que no acaba de desinflarse ni con el más intenso plan de abdominales, que si la cintura sigue ancha a pesar de que estamos flacas como un palo, que si el derriére sigue caído, no importa cuánta grasa nos quitó la lipo. Entonces, ¿no hay solución? ¿Tenemos que aceptar la idea de que la perfección no existe, y si existiera, es un privilegio exclusivo de algunas estrellas beneficiadas por la naturaleza y por los esteticistas que las atienden? De eso nada, monada. Tener una silueta de sílfide sí es posible, y no hace falta inventar nada porque la receta ya está inventada. ¿Quién la inventó? Gloria Hincapié, una esteticista colombiana, cuyas manos están detrás del escultural cuerpo de muchas famosas, incluyendo Alicia Machado, Lucía Méndez y Giselle Blondet, por sólo mencionar algunas.

Hincapié en el cuerpo

Masajes que eliminan grasa

En cuanto escuchas hablar a Gloria Hincapié sabes que tu cuerpo está en buenas manos. La seguridad que te ofrece en los resultados de su tratamiento, y la manera tan categórica en que te pide que no hagas dieta ni ejercicios (Porque yo lo que quiero es que la gente diga: Yo me puse así donde Gloria’, y si hacen dieta o ejercicios siempre van a tener la duda de qué fue lo que las ayudó), te hace sentir optimista y confiada. Para ver los resultados de mi técnica lo único que necesitas es ser constante a la hora de venir a mi salón. recalca Gloria. Nada de dieta ni gimnasio; es más, prohíbo cualquier ejercicio (y el único que está permitido es el cardiovascular) cuando estamos trabajando la zona de grasa. Porque el ejercicio es un amia de doble filo. Digamos, por ejemplo, que estamos trabajando en el abdomen; si la dienta se pone a hacer abdominales, la grasa que tiene en esa zona se endurecerá. ¿No te has fijado como hay mujeres que aunque se pasan horas en el gimnasio, no ven resultados? Es porque están trabajando sobre un músculo con algunas capas de grasa, y con el ejercicio, sobre todo si es con pesas, están endureciendo esa grasa, no eliminándola. Por eso hay que hacer un barrido de la grasa. Hay que barrer para después trapear. Yo siempre uso esas palabras porque eso es exactamente lo que hago con mi técnica: barrer la grasa.

Y la escoba que ella usa para barrer la grasa de tu cuerpo son sus propios dedos. Con la yema de mis dedos moldeo el cuerpo, lo esculpo explica Gloria. Las voy moviiendo en la misma dirección del músculo, llevando la grasa hacia el sistema linfátio, para que pueda ser eliminada a través de la orina. Derretimos la primera capa de grasa, la segunda, la tercera… Sí, porque donde hay grasa hay varias capas, no una sola, y hay que eliminarlas todas para que el músculo pueda llegar a tonificarse.

Y es entonces cuando llega la mejor parte: la piel cambia su textura, se tersa, se afirma; en otras palabras, la carne se vuelve a pegar al hueso… igualito que cuando tenías 15 años. ¿Y cuánto hay que esperar para comenzar a ver esos resultados? Un mes y medio, responde Gloria. Hay personas que ven los resultados mucho más rápido, pero yo siempre digo un poco más para ser conservadora.

El inicio del fin (de la grasa)

Lo primero que te hacen cuando llegas a los salones de Gloria (lo mismo si es en su centro de estética en Miami que en el spa que tiene en Bogotá, Colombia) es una evaluación de tu cuerpo para decirte dónde está acumulada la grasa, tomarte las medidas y planificar el tratamiento. Por lo general, Gloria recomienda de 30 a 38 sesiones de masajes, a razón de tres por semana. Pero, como ella misma aclara: Todo depende de la dienta. Algunas sólo tienen un puntito o dos que les molestan. Llegan y me dicen: ‘Qué hago para quitarme esto porque no he podido hacerlo con nada’, y entonces nos concentramos en esas áreas, le metemos mano a ese punto problema.

Y está hablando literalmente, porque tanto ella como cualquiera de las esteticistas que trabajan en su salón (todas entrenadas por la propia Gloría) comienzan a mover sus manos durante 45 minutos (el tiempo que toma cada sesión de masaje), mientras tú te quedas cómodamente acostada. No importa cuál sea tu zona problema: ¡todas tienen remedio! Estómago, caderas, muslos, trasero, brazos, cintura… ¡hasta la papada! No hay parte de tu cuerpo que no pueda ser esculpida por los dedos mágicos de Gloria. Claro, que hay algunas que responden más rápido que otras: Los brazos y la entrepierna [quién lo diría] están entre las zonas más agradecidas, observa Gloria. Pero podemos hacer cualquier cosa: hasta afinar las piernas (si las pantorrillas son muy gruesas) y eliminar los rollitos de grasa que se forman cerca de la axila cuando te pones el sostén.

La celulitis también puede ser tratada con el masaje escultor de Gloria y, según ella nos asegura, su técnica supera en efectividad a la endermology, porque las máquinas no pueden sustituir las manos. Esas feas bolas que se forman a ambos lados de tus muslos, y esa barriga que te impide ponerte bikinis, pueden desaparecer como si te hubieras hecho una liposucción. Mejor todavía, añade Gloria. Porque con la liposucción quedan muchos fibromas, la piel no queda completamente lisa, aun cuando no tengas grasa. De hecho, nosotras hacemos postquirúrgicos. Tenemos muchísimas pacientes que vienen a tratarse aquí después de haberse hecho una liposucción.

Otros beneficios

Además de esculpir la silueta y reducir medidas (aquí no se pierde peso sino medidas; si estás obesa primero necesitarás bajar de peso para después esculpir tu cueipo), los masajes escultores también mejoran la circulación, eliminan toxinas, favorecen el sistema digestivo y elevan la autoestima. ¿El único inconveniente? Duelen. Porque cuando tienes acumulación de grasa, cualquier golpecito que te des, cualquier cosita que hagas en esa zona específica, duele; ahí no hay buena circulación, recuerda; por eso duele, explica Gloria.

Pero a medida que avanzan las sesiones, el dolor va desapareciendo. No es que el cuerpo se adapte al masaje, como ocurre

con el ejercicio, observa Gloria. Es que la grasa se está eliminando. Y lo único que necesitas hacer entonces es completar tus tratamientos y seguir tomando tu agua de pina. Es la única cosa que les pido a mis dientas, además de ser constantes, claro, insiste Gloria. Que tomen agua de pina. Como es un diurético, favorece la eliminación de la grasa a través de la orina.

Otro buen empujoncito lo dan sus cremas reductoras, creadas con algas marinas, las cuales ella sólo usa durante sus masajes y no tiene planes de comercializar.

Bueno, y después que lograste el cuerpo soñado, ¿qué pasa? La grasa tiene memoria, advierte Gloria. Si nosotros dejamos el cuerpo perfecto y la persona no lo mantiene, entonces la grasa vuelve a acumularse. El mantenimiento no es complicado. Un masaje semanal, o cada dos semanas, es suficiente, dice Gloria. Ya eso depende del tiempo que tenga la dienta y del dinero que quiera invertir. ¿Y de cuánto estamos hablando? Ochenta o noventa dólares por sesión. Pero la larga lista de celebridades que han pasado por las manos de Gloria parece ser la mejor prueba de que vale la pena pagarlos.