La importancia del sueño

Vemos  la importancia del sueño. ¿Alguna vez te has despertado de un mal sueño sin poder moverte? ¿O quizá te orinaste en la cama cuando eras  niño? Estas y otras situaciones son muy comunes y tienen su origen en los procesos que se desarrollan en el cerebro mientras dormimos.

¿Qué sucede cuando soñamos?

La expresión “sueño reparador” no se trata de un simple cliché. Cuando la persona duerme los músculos y sistemas de nuestro organismo se regeneran para funcionar mejor durante los lapsos de vigilia. De igual forma ocurren grandes cambios en las dentritas; que son las encargadas de enviar información entre las células de nuestro cerebro, ya que en ese estado las dentritas dejan de recibir información de nuestros sentidos y se producen nuevas conexiones que intervienen en la memoria y el aprendizaje.

Un estudio reciente establece similitudes entre el transcurso del sueño y los mecanismos de ordenamiento de la memoria con el programa o software de computadoras llamado “Desfragmentador del Disco” ya que ambos ejecutan una función similar: Mantener y economizar espacios y recursos dentro de la memoria (ya sea humana o informática) para que se desempeñen con mayor efectividad en sus tareas cotidianas.

¿Dormimos bien en la actualidad? La importancia del sueño

Se estima que con la llegada de la electricidad se redujeron 3 horas de sueño a nuestro reloj biológico, haciéndose innecesarias las horas de luz para estar en vigilia. Por otra parte los instrumentos de comunicación y las herramientas tecnológicas (libros, radio, televisión, computadoras, teléfonos inteligentes, Tablet etc.) provocan una sobrecarga de la actividad cerebral creando alteraciones y enfermedades del sueño.

¿Cómo sé si padezco una alteración del sueño?

Al inicio te preguntamos si alguna vez habías despertado sin poder moverte o si te orinaste en la cama cuando eras niñ@, pues bien, la imposibilidad de mover los músculos al despertar se conoce como Parálisis del sueño; en la cual el individuo despierta en la fase que se conoce como MOR (Sueño de movimientos oculares rápidos) y aunque su cerebro presenta gran actividad, su cuerpo permanece dormido, de modo que la persona experimenta una parálisis durante unos pocos segundos mientras se reactivan las funciones motoras.

En cambio, orinarse la cama es una enfermedad conocida como Enuresis; y quien la padece no puede controlar la vejiga mientras duerme. También están los Terrores nocturnos, cuyo padecimiento se reconoce por un violento despertar en el cual la persona está llena de temores inusitados.

Existen otras enfermedades como La Apnea del sueño en la cual se produce  un colapso de las vías respiratorias durante el sueño profundo, causando en quienes la padecen recurrentes episodios de asfixia.

El Insomnio es la dificultad o inconvenientes para quedarse dormido, a diferencia de la Narcolepsia, en la cual el paciente no puede permanecer despierto. Mucho menos frecuente está la enfermedad del Insomnio familiar fatal; padecimiento genético que causa graves trastornos de sueño (En algunos casos los pacientes pueden dormir durante semanas, incluso meses).

La medicina moderna y la invención de fármacos también ha cambiado la forma en que las personas duermen, ya sea a través de los medicamentos “Hipnóticos”, que amplían las horas de sueño, o los “Antihipnóticos” que  lo disminuyen.

Hierbas para dormir y relajarse

¿Qué puedo hacer para dormir mejor?

Tener una correcta higiene del sueño requiere entender que dormir es en extremo importante para descansar el cuerpo, recordar lo esencial y olvidar lo superfluo. Si quieres un sueño reparador y relajante, puedes empezar por tomar estas medidas:

  1. Cerca de la hora de dormir no consumas sustancias estimulantes como el alcohol, cafeína, o altas concentraciones de azúcar que alteran o inhiben el sistema nervioso central.
  1. Evita el uso de dispositivos de comunicación electrónicos en tu habitación, como el televisor, equipo de música y los llamados “Smartphone”.
  1. El bebé debe dormir en su propia cama.
  1. No hagas recuento de las actividades que hiciste durante el día ni planifiques lo que debes hacer al día siguiente, esto puede causar estrés e insomnio.
  1. Fumar actúa como estimulante nervioso y aleja la somnolencia.
  1. Intenta que tu habitación mantenga una temperatura adecuada, el frío o el calor excesivos impiden la relajación muscular.
  1. Se dice que evitar las deudas ayuda a dormir mejor.
  1. No comas si despiertas durante la noche, pues tu cuerpo se acostumbrará a despertar cada vez que tengas hambre.
  1. Ponte cómodo al dormir; usar pijama o prescindir de la ropa, una buena almohada y un colchón al que no se le sientan los resortes te pueden asegurar un buen descanso.
  1. No olvides la antigua canción del rey David: “En paz me acostaré, y asimismo dormiré; porque solo Dios me hace vivir confiado”.

Y esto es la importancia del sueño.

Deja un comentario