Invisalign y adiós a los dichosos braquets metálicos

Irritación en la parte interna de los labios, comida atascada entre el metal y hasta inconvenientes de dicción. Todas las personas que usan braquets metálicos, seguro se han identificado con alguna de estas circunstancias. Sin embargo, con el Invisalign, todas estas molestias quedarán en el pasado. Continúa leyendo y conoce un poco más de este tipo de tratamiento para corregir tu dentadura.

¿Qué es el Invisalign?

El Invisalign surge como una novedosa alternativa a los braquets metálicos permanentes, siendo alineadores transparentes que se pueden retirar ocasionalmente. Así, podrás limpiar apropiadamente tus dientes, evitando otros inconvenientes comunes, como la formación de sarro.

El tratamiento bucal es casi imperceptible a los demás, y no interfiere con tu ritmo de vida. Así, una vez comiences con él, deberás cambiarlos cada dos semanas; al hacerlo notarás la diferencia progresiva en tu dentadura. Los cambios de corrección de tus dientes serás más evidente al pasar los 6 meses. Pero mientras transcurre ese tiempo, no sufrirás por llevar aparatos metálicos que lastimen tu boca.

¿Cómo empezar con el tratamiento Invisalign?

Para comenzar, debes ubicar un doctor debidamente certificado por Invisalign. Él evaluará tu estado y determinará si eres un buen candidato para este tratamiento. De ser así, tomarán radiografías panorámicas, impresiones dentales y registro de tu mordida. Todo esto para establecer una estrategia a seguir, que permita cumplir los objetivos del tratamiento.

A partir de ahí, se utilizan tus impresiones dentales para elaborar un tipo de maqueta tridimensional de tus dientes. Esto para asegurar que tus alineadores cumplan efectivamente la función para la que fueron diseñados. Todo forma parte de un tratamiento con tecnología de punta, ideado para mejorar tu salud dental sin molestias.

Beneficios de la periodoncia

¿Por qué el invisalign es una mejor opción que los braquets metálicos?

Una de sus principales ventajas ante los braquets metálicos reside en la comodidad que proporciona para la dentadura. Al ser removible, te permite usar hilo dental y cepillar los dientes adecuadamente, procesos indispensables para mantener tu salud bucal. También, esto te deja comer sin preocupaciones. Además, no se pude dejar de lado lo estético. El material transparente con el que está fabricado el Invisalign lo hace prácticamente invisible para las demás personas. Así que un tratamiento dental correctivo ya no tiene por qué ser doloroso, incómodo o antiestético.

¡Adiós a los braquets metálicos con Invisalign!

Ahora que conoces los detalles sobre esta opción de tratamiento de ortodoncia, los braquets metálicos convencionales son cosa del pasado. Tener la sonrisa que siempre has querido ya no implicará molestias en los labios o sacrificar el ingerir ciertos alimentos. La ciencia y tecnología avanza cada día, colocando a nuestra disposición innovaciones para mejorar nuestra calidad de vida.

Deja un comentario