Saltar al contenido

Cómo mantener una buena higiene bucal

La higiene bucal es el principal método para mantener sanos los dientes y encías. Se trata de una serie de hábitos que ayudan a la salud dental, y que permiten que, a la larga, no se sufran de enfermedades que conllevan a la pérdida de piezas, o que generen infecciones difíciles de tratar.

como mantener una buena higiene bucal

En la actualidad son muchos los hábitos que se pueden seguir. Claro que, en caso de que existan enfermedades graves, siempre es recomendable acudir a un periodoncista Valencia, cuya función será ayudarte a mejorar la salud bucal, sobre todo si es necesario un tratamiento médico.

No obstante, para evitar males mayores en tu boca y tener que recurrir a tratamientos específicos será vital seguir una serie de rutinas para mantener una buena higiene bucal de forma diaria.

El cepillado diario 

Cepillarse todos los días, después de cada comida, es una de las mejores maneras de mantener una excelente higiene bucal. La razón de esto es que, después de comer, los restos de los alimentos se quedan incrustados entre los dientes por lo que es necesario eliminarlos.

Cuando no existe un cepillado continuo, la descomposición de los restos de comida pueden generar problemas como caries, placa dental, así como problemas relacionados con las encías.

Usar hilo dental y enjuague bucal

El cepillado por sí mismo resulta necesario, pero no suficiente. Hay lugares a los cuales el cepillo no puede llegar, por lo que hay que recurrir a otros métodos complementarios.

El uso del hilo dental y el enjuague bucal es una excelente alternativa para contar con una higiene adecuada. Ayudan a eliminar cualquier residuo, sin importar el lugar en el que se ubique. Asimismo, son ideales para mantener un aliento fresco, ya que combaten las bacterias que ocasionan la halitosis.

Ambos productos se utilizan siempre después del cepillado, como un refuerzo para eliminar cualquier resto de alimentos.

Dieta adecuada 

Los alimentos que se consumen también afectan la salud dental. Por esta razón resulta importante tener una dieta adecuada, la cual no afecte de manera directa a dientes y encías.

El consumo excesivo de dulces o alimentos ricos en azúcares proporcionan un deterioro del esmalte dental. Este problema afecta gravemente, lo que a la larga puede producir enfermedades como caries.

Las caries consumen los dientes y los destruyen. Su prevención y eliminación resulta muy importante para poseer una buena higiene bucal.

A la dieta baja en azúcar también se debe agregar la disminución de ingestas entre cada comida.

Revisiones periódicas

La visita al odontólogo o al periodoncista de manera periódica también es fundamental para poseer una buena higiene bucal. No solo se debe acudir a las consultas cuando se noten problemas, como sangrado al cepillarse o aparición de placa, sino que resulta necesario tener revisiones anuales para conocer la salud dental.

Una buena higiene bucal se obtiene mediante la prevención, y las visitas a los especialistas son ideales para prevenir problemas. En muchos casos, estos pueden encontrar el inicio de alguna afección, la cual, tratada a tiempo, evita tratamientos de mayor coste.

Disminuir el tabaco y consumir más agua

El consumo de cigarrillos es un factor que hace a las encías más propensas a sufrir enfermedades. Los químicos que conforman el humo deterioran la salud bucal, haciéndola más débil ante el ataque de infecciones debido a que disminuye el flujo sanguíneo y, con ello, el aprovechamiento de nutrientes.

En cuanto al agua, está comprobado que mientras más hidratado se está, mayor saliva es capaz de producirse. La saliva, a su vez, funciona como un agente que se encarga de proteger los dientes. Asimismo, tiene propiedades desinfectantes y elimina la acumulación de restos de alimentos más rápidamente.