Saltar al contenido

¿Qué es el hipertiroidismo? Causas y tratamiento

En la actualidad, la sociedad está inmersa en un mundo de cambios constantes, que generan un estado de estrés y ansiedad. Esta situación, altera el sistema metabólico de la persona, afectando su salud. Por consiguiente, este descontrol metabólico se llama hipertiroidismo, el cual, ocasiona cambios drásticos en la glándula tiroides, generando un exceso en la producción de esta hormona.

Conocer sobre el hipertiroidismo, los síntomas y las causas lo producen

hipertiroidismo que es

El hipertiroidismo, es un cuadro clínico frecuente en mujeres en edades comprendidas entre 30 a 40 años. Además, se caracteriza por el trastorno elevado de la glándula tiroidea en la sangre. Dicha glándula, tiene como objetivo mantener control del sistema metabólico.

En otras palabras, el hipertiroidismo acelera el sistema metabólico y por ende, las funciones de los órganos. A este cuadro clínico, se le conoce con varias denominaciones, tales como: tirotoxicosis, glándula tiroides hiperactiva, tiroiditis, bocio toxico o nódulos en la tiroides

Síntomas del hipertiroidismo

El paciente que padece hipertiroidismo, presenta una sintomatología, debido a la elevación en las funciones del organismo y el exceso de la hormona tiroidea. Entre los síntomas más frecuentes se encuentran:

Síntomas leves o apáticos

Entre los síntomas más frecuentes se encuentran: ansiedad, nerviosismo excesivo, alteración del sueño, sudoración, desorden en el ritmo cardiaco, náuseas y vómitos, piel enrojecida y caliente, fatiga.

Síntomas moderados

Además, de los síntomas anteriores la paciente puede presentar pérdida de peso más no de apetito, palpitaciones, desarreglo menstrual, temblor en las manos, diarreas, problemas capilares con cabello quebradizo, caída del cabello, debilidad muscular, cansancio permanente, Desarrollo de mamas en los hombres, hipertensión arterial, piel pegajosa, irritación en los ojos y picazón en la piel.

Síntomas elevados o graves

En esta etapa se acentúan los síntomas anteriores. Siendo la característica predominante los “ojos saltones” y el crecimiento del bocio. Sintiendo la paciente afonía permanente, sensación de presión y comprensión en el cuello, lo que, le dificulta su función de tragar los alimentos.

Causas que producen el hipertiroidismo

Por ser la glándula tiroides, un órgano fundamental del sistema endocrino, que se encuentra ubicada debajo de las clavículas y en la zona frontal del cuello. Esta glándula tiroidea, controla todo el sistema metabólico, es decir, controla no solo la producción hormonal sino también la energía de cada célula en el cuerpo.

Existen afecciones y enfermedades, que pueden desencadenar en un hipertiroidismo entre ellas se encuentran: infecciones virales, embarazo, medicamentos, enfermedades graves, tumores no cancerosos de la hipófisis, realizarse frecuentemente exámenes imagenologicos con contraste que contenga yodo indicados por el médico especialista. Tumores en ovarios o testículos, ingerir frecuentemente alimentos que contengan yodo.

Tratamiento controlar el hipertiroidismo

El tratamiento médico que debe seguir la paciente con hipertiroidismo, dependerá de la gravedad de los síntomas y las causas. Por lo que existen tres maneras de tratar esta patología:

Tratamiento conservador

En este tipo de tratamiento, se indican medicamentos con antitiroideos por vía oral, su modo de uso tiene una lapso que puede ir desde 7–15 días. Pero en casos, de que esta enfermedad se encuentre en estado avanzado el suministro de los fármacos anti tiroideos debe ser combinado y puede durar de 1–2 años. En caso de embarazo, está prohibido el medicamento con yodo radioactivo.

Tratamiento quirúrgico y con yodo radioactivo

Tanto el yodo radioactivo como la cirugía para extirpar la tiroides, pueden ocasionar hipotiroidismo. Es un tratamiento oral que deben suministrarse de por vida con comprimidos de tiroxina.

Por lo anteriormente expuesto, finalmente se determinar que el hipertiroidismo es una patología controlada con tratamiento médico. Por lo que, si cumples con las indicaciones médicas, podrás llevar una vida relativamente normal