Saltar al contenido

El estrés y 7 claves para mitigarlo

En términos de ingeniería, cuando un material sucumbe a fuerzas de tensión internas o externas, se emplea el término en inglés que se conoce como estrés. De allí parte la acepción que hoy día utilizamos para decir que estamos “estresados”, que en resumen se puede describir como una reacción fisiológica del organismo en la que se activan los mecanismos de defensa para enfrentar una situación de amenaza o de demandas acrecentadas. Nos sentimos estresados cuando respondemos a un estímulo ambiental o social, nuestro cuerpo reacciona de distinta manera al desafío que se le presenta de acuerdo a su naturaleza estresante. 

¿Qué dice la ciencia acerca del estrés?

El estrés y 7 claves para mitigarlo

La comunidad científica ubica el centro de esta reacción en el sistema nervioso simpático de activación, que produce una reacción de lucha o huida, muy necesaria a nivel biológico para que el sujeto resguarde la integridad de su organismo, pero este periodo de “exaltación” no puede prolongarse por mucho tiempo, de modo que interviene el sistema parasimpático para hacerlo regresar a condiciones fisiológicas más normales; esto es lo que se conoce como homeostasis.

El bueno y el malo

Cuando la reacción del cuerpo o la conducta de la persona terminan en una reacción negativa para el organismo o alteran la conducta personal del individuo se conoce como distrés.

Por el contrario una condición positiva que dé un resultado mental, físico e inclusive de bienestar lleva el nombre de eustrés.

Por otra parte el estrés se clasifica en dos principales cuadros clínicos: Estrés agudo y crónico.

El estrés agudo se caracteriza por desaparecer rápidamente y para dar un ejemplo plantéate la situación cuando presionas los frenos de tu vehículo, cuando peleas con alguien que te importa o aprendes a andar en bicicleta. Esta sensación de tensión y temor te ayuda a mantenerte alerta ante el peligro.

En cambio el Estrés crónico se prolonga por un periodo de tiempo más extendido. Como aquel que sentimos cuando tenemos problemas financieros, un matrimonio conflictivo, o un trabajo problemático. Si el estrés que te afecta ya tiene varias semanas o meses estás bajo el efecto de un estrés crónico.

En una sociedad veloz como la nuestra, la mayoría estamos acostumbrados al estrés crónico, de allí se desprende el por qué muchos no pueden controlar sus problemas de salud.

El estrés y la salud

Nuestro cuerpo reacciona frente al estrés liberando hormonas, las cuales tienen un efecto de alerta en el cerebro. Los músculos también se ven afectados, se ponen tensos y aumenta el pulso. En breves lapsos estas reacciones son beneficiosas si le ayudan a manejar mejor la situación adversa, pero de mantenerse, causan graves trastornos al organismo.

Las posibles complicaciones de un estrés crónico se evidencian en la presión arterial alta, insuficiencia cardíaca, obesidad, problemas de piel, diabetes, menstruación irregular, acné, eczema, depresión y ansiedad, y si ya usted posee una de estas enfermedades el estrés hace que se complique aún más.

También como consecuencia de mucho estrés pueden aparecer síntomas biológicos como la diarrea o estreñimiento, estómago delicado, cuello y mandíbulas rígidos y dolores frecuentes. Pero también existes complicaciones mentales y emocionales tales como la falta de memoria, pérdida de energía, concentración, cansancio, insomnio, perdida o aumento de peso, problemas sexuales y consumo de drogas para relajarse (alcohol, fármacos y sustancias psicotrópicas).

¿Cómo sé si necesito ayuda para enfrentar el estrés?

Si tiene miedos que no puede controlar, o es incapaz de desempeñarse en casa o el trabajo. Si tiene sensación de pánico, vértigo, aceleración de los latidos del corazón y respiración rápida es necesario que llame a su médico o pida ayuda a un tercero.

¿Cómo combatirlo?

Para combatir los efectos nocivos del estrés se suelen recomendar ejercicios de relajación y respiración, el objetivo se centra en controlar a voluntad la respiración para utilizarla como calmante cuando las situaciones abrumadoras nos lleven al borde del colapso.

A continuación le sugerimos 7 formas para combatir el estrés:

  1. Realice ejercicios físicos y recreacionales: Trote o camine, vaya al parque, al gimnasio o practique el deporte de su preferencia.
  2. Mantenga una dieta saludable, balanceada y rica en vitaminas, minerales y proteínas
  3. Planificar sus actividades para que no se estrese por falta de orden y tiempo.
  4. Los juegos de mesa sirven para relajarse.
  5. Intente evitar o mantenerse cerca de las situaciones que le causen estrés.
  6. La risa libera endorfinas, manténgase cerca de personas o situaciones que la produzcan.
  7. Tome té y bebidas relajantes.

Si siente que lo necesita, acuda a terapias contra el estrés y la ansiedad en la tendencia actual hacia todo lo natural, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda utilizar «métodos tradicionales y complementarios» para conseguir mejorar la salud de la población.

Tenga en cuenta que el estrés mundial es producto de la sumatoria de 7 mil millones de “estreses” individuales. Por ello si usted ayuda a combatir el estrés de los demás, haciendo el bien y respetando el derecho de cada quién, estará contribuyendo a disminuir su propio estrés, construyendo un mundo más agradable para vivir.