Cultivar aguacate en una maceta

El aguacate viene del aguacatero o palta, una planta tropical. Este fruto tiene muchas propiedades positivas, por lo que se recomienda añadirla con asiduidad a nuestras recetas. Ahora que está tan de moda comer productos ecológicos, os traemos varios consejos para poder cultivar aguacate en una maceta. Esto, además de cuidar el medio ambiente, nos dará acceso más fácil a este fruto, que suele encontrarse a un precio elevado.

¿Qué necesitamos para cultivar aguacate en una maceta?

Al ser una planta de origen tropical, necesita calor. El frío impedirá que se desarrolle bien o que dé frutos. Así pues el primer paso es pensar si la temperatura en nuestra casa será la adecuada o no para su crecimiento. Después habrá que encontrar un lugar donde pegue bien el sol, ya sea en una terraza o una ventana soleada. La maceta deberá ser espaciosa para dejar margen a que crezca. Si no es así, vas a tener que transplantarla poco a poco a nuevas macetas, según vaya creciendo. La tierra que mejor le va es la nutritiva y con un ph bajo. También tienes que tener en cuenta que no encharque. Para evitar eso, se puede usar sustrato para cáctus. También necesitaremos palillos de dientes y un vasito con agua, donde empezará su crecimiento antes de plantarla.

Pasos para cultivar aguacate en una maceta

Lo primero será extraer el hueso del aguacate y lavarlo bien. Clavamos los palillos de dientes en la semilla haciendo un círculo, de manera que se mantenga sobre el vaso sin caer a su interior. Llenamos el vaso de agua hasta que cubra un poco la semilla. Ahora toca esperar a que crezcan raíces y algo de tallo. Puedes o no cortar un poco el tallo y esperar que vuelva a crecer. Esto ayuda a que salga más fuerte la segunda vez. Y ya podemos pasar a plantarlo en la maceta. Sacamos los palillos, y plantamos la semilla de forma que esté cubierta solo hasta la mitad.

Cultivar aguacate en una maceta

Consejos para cultivar aguacate en una maceta correctamente

Aquí no acaba el proceso, ahora hay que mantener la planta sana. Una de las cosas más importantes es facilitar el drenaje del agua de la maceta. No cuidar este factor puede llevar a que las raíces se pudran y la planta se eche a perder. Otro es la temperatura, tenerla controlada para que no baje de los diez grados, ni que suba de los 30. En caso de necesitar transplantarla, elegir mejor hacerlo en primavera. En invierno corre riesgo de morir por frío, y en verano de secarse. La poda debe hacerse también en primavera.

Y, ¡listo! Ya es solo tener paciencia. Puede llegar a tardar años en tener fruto, así que no te preocupes si pasa tiempo y aún no ves resultados, toma su tiempo.

Deja un comentario