Saltar al contenido

Colorete: texturas y aplicación

El colorete está para resaltar el color natural de la piel y con un simple toquecito en las mejillas lograras un acabado perfecto. También aporta color al rostro y bien aplicado, proporciona un aspecto saludable, da vida a un rostro fatigado y confiere carácter a los pómulos. Hoy en día disponemos de infinidad de fórmulas y colores que hacen difícil la elección de un colorete, pero debes saber que los tonos rosas y melocotón suelen sentar bien a casi todo el mundo.

TEXTURAS

Colorete: texturas y aplicación

Colorete en gel, en crema, en polvo. Todos ellos bien aplicados se adaptan a cualquier estilo, lo más importante es que parezca parte de tu piel.

  • Colorete en polvo: es fácil de usar y difuminar. Ideal para pieles grasas. Antes de aplicarte el colorete debes eliminar el exceso de la brocha sacudiéndola y así evitaras un efecto poco natural. Aplicarlo del centro de la mejilla a los extremos y difuminar con movimientos circulares.
  • Colorete en gel: muy ligero y suele proporcionar brillo natural si no te has aplicado base de maquillaje. Difumina desde el pómulo hacia afuera. Esta textura en gel proporciona una apariencia más juvenil.
  • Colorete en crema: indicado para pieles secas así que si tienes la piel grasa evítalos. Suelen extenderse muy bien y no marcan arrugas. Debes difuminarlo bien para evitar rastros.
  • Polvos bronce: proporcionan un tono bronceado muy saludable. Sobretodo se aplican más en verano y puedes utilizarlo también como colorete.

APLICAR EL COLORETE

  1. Debes tener en cuenta la forma de tu rostro. Si tu rostro es alargado: aplicarlo en horizontal desde el centro de la mejilla, a la altura de las aletas de la nariz, y difuminar hacia las sienes. Para rostro redondo: debes aplicarlo en forma triangular trazando una línea imaginaria desde la comisura de los labios hasta la sien, empezando desde la mitad de la mejilla hacia afuera.  Si tu rostro es cuadrado: debes aplicarlo de manera horizontal. Para un rostro ovalado: aplica el colorete en el centro de la mejilla en forma circular.
  2. Sonríe y aplica el rubor en la mejilla.  Si la textura es en polvo, aplicarlo con una brocha, sobretodo sacude el exceso, si es en gel o crema puedes hacerlo con el dedo o con brocha.  Empieza por la parte de la mejilla que queda justo debajo del ojo.  Si te has pasado con el color puedes rectificar retirando el exceso con un pañuelo.
  3. Para finalizar, fijarlo con polvos traslúcidos te ayudará a suavizar y corregir el exceso de colorete si te has pasado con el color.
  4. ¿Te has quedado sin colorete? No te preocupes, una barra de labios puede sacarte del apuro.  Aplicarla en las mejillas y difuminar.
  5. Con la edad, nuestro color natural se matiza por lo que es muy recomendable utilizar el colorete siendo un producto muy eficaz para las pieles maduras. Restaura el cutis, matiza las arrugas, disimula la flacidez y aporta brillo juvenil. Te quitará años de encima al momento y aportará un aspecto más saludable. Pero debes tener en cuenta que no puedes aplicarlo de la misma forma que hace unos años. Hay que variar la técnica de aplicación.  Hasta los 40-45 años más o menos podemos aplicar el rubor en los pómulos, a partir de esas edades es recomendable aplicarlo en el centro de la cara y en las mejillas para suavizar nuestro aspecto.

ELIGE EL TONO CORRECTO

El tono del colorete debe ir en armonía con el resto del maquillaje y  parecerse a tu tono natural de piel.  Pruébalo sobre el dorso de la mano o a poder ser en las mejillas y con luz natural.

  • Pieles claras: elige tonos pastel como rosas pálidos, evitando los tonos marrones y naranjas.
  • Pieles medias: utiliza tonos rojizos o rosados.  Si eres pelirroja el tono coral y melocotón te sentará fenomenal.
  • Pieles morenas o negras: les favorecen los tonos ciruela, fuscia, bronce oscuro o burdeos.
  • Pieles amarillentas: combinan bien con los rosados, marrón y cobre.  Si este es tu tono de piel, debes evitar el melocotón y el bronce.
  • Si tienes capilares rotos o rojeces, elige tonos de color miel, evita los rojos.

Sobretodo ten en cuenta que la correcta aplicación del colorete va en armonía con un buen pincel y siempre dependerá de si el colorete que aplicas es en gel, crema o polvo deberás utilizar pincel de pelo natural o sintético (ver diferencias aquí).

¡Nos vemos en la próxima!