Saltar al contenido

Bizcocho esponjoso

Los bizcochos son de esas opciones que sirven para todos los momentos. Pueden usarse para un compartir familiar en las tardes de verano o para complementarla con deliciosos rellenos y utilizar como pasteles de cumpleaños. Si quieres aprender cómo hacer un bizcocho esponjoso al mejor estilo repostero, no te pierdas de probar esta exquisita receta.

Ingredientes para un bizcocho esponjoso con base de aceite

bizcocho esponjoso

Si, aunque no lo creas, puedes hacer un delicioso y súper esponjoso bizcocho usando aceite como materia grasa. El truco, realmente está, en que los bizcochos se sirven de materia grasa para su preparación. Sin embargo, mucho se ha estudiado sobre la pertinencia de que esta sea mantequilla porque aporta suavidad. Hoy, te enseñamos una receta con la que conquistarás hasta el paladar más exigente. Y lo mejor, es que usaremos aceite como grasa.

Ingredientes:

  • 2 tazas de harina de trigo
  • 125 gramos de azúcar blanca común
  • Una cucharadita de esencia de vainilla
  • Ralladura de un limón (Se puede usar de algún otro cítrico como naranja o
  • mandarina)
  • 1 poco de sal
  • ¼ taza de leche líquida
  • Media taza de aceite
  • Media cucharadita de polvo de hornear
  • Un poco de mantequilla para engrasar el molde
  • 4 huevos (se deberán separar las claras de las yemas)

Pasos para la elaboración del bizcocho

Para iniciar se debe encender el horno ajustándole la temperatura a 175ºC. Así mismo es conveniente engrasar y enharinar el molde y reservar. Si se usa un molde de silicón este paso no hará falta ya que estos suelen desmoldarse con mucha facilidad.

Usaremos un recipiente de buena capacidad, preferiblemente hondo. Allí colocaremos las yemas del huevo y la cantidad de endulzante. Con la ayuda de una batidora eléctrica nos dispondremos a mezclar por alrededor de 5 o 10 minutos. Debe obtenerse una consistencia cremosa de color amarillo pálido. Le vamos a agregar la ralladura y la esencia mezclando con suavidad.

Separaremos lo ingredientes secos de los húmedos. Quiere decir que un envase contendrá la harina, el polvo de hornear y la pizca de sal (Previamente tamizados). En otro envase se dispondrá la leche y en un tercero el aceite. La idea es ir agregando estos ingredientes alternadamente, mezclando con mucho cuidado y de manera envolvente.

Se da inicio con los ingredientes secos y se termina con ellos mismos. Por lo que es recomendable dividir los secos en tres partes y los húmedos en dos. Entonces se ha de seguir más o menos este esquema: secos, aceite, leche, secos, aceite, leche, secos.

Al culminar con el paso anterior, se procede a batir las claras permitiendo que suban hasta quedar firmes. Se incorporarán a la mezcla igualmente con movimientos suaves y envolventes que irán de los bordes hacia el centro. Vaciaremos el resultado en el molde y procederemos a hornear por un tiempo estimado de 40 minutos. Obtendremos, transcurrido este tiempo, un delicioso y bien balanceado bizcocho esponjoso.

  • Se pueden servir rebanadas sencillas o agregar algún topping de leche condensada o azúcar glass.

 La base de muchos postres

bizcocho esponjoso

Lo mejor es que esta receta básica de bizcocho esponjoso la podemos adaptar a nuestros gustos. Ya sea variando la leche por algún otro líquido como jugo de naranja, de piña, de mandarina, entre otros. De la misma forma, separando la mezcla en dos porciones se podría aplicar a una de ellas un poco de polvo de cacao y obtener un delicioso bizcocho marmoleado. Pero, no es únicamente eso, también se puede rellenar, humedecer o cubrir como prefieran. Convierte el nivel más básico de la repostería en un rico sueño dulce para todos los paladares. Como dicen por ahí: en la variedad está el gusto, sólo hace falta un poco de interés e imaginación.