Saltar al contenido

Los beneficios de la dieta mediterránea

La dieta mediterránea es más que una simple receta, se trata de un estilo de vida en el cual los patrones de alimentación se unen a la práctica de ejercicios físicos que ayudan a contrarrestar los embates del clima en los países vecinos al mar mediterráneo.

Los beneficios de la dieta mediterranea

beneficios de la dieta mediterranea

Son muchos los beneficios que aporta esta dieta para la salud de quien la practica, pues con ella puedes combatir la obesidad y cuidar tu salud cardiovascular, cosas que la han situado como una de las favoritas a nivel mundial por ser una de las más completas.

Es bien sabido que nuestro ritmo de vida y ocupaciones constituyen un obstáculo para dedicarse a la cocina e incluso a nuestro propio cuerpo, e inmersos en esta vorágine de necesidades y responsabilidades terminamos alimentándonos de manera incorrecta, a veces excediéndonos en la ingesta de grasas y químicos industriales.

Es por eso que la dieta mediterránea involucra un modo de vida particular, añadiendo  productos naturales y tradicionales de manera equilibrada, insertando ingredientes de la región bañada por el Mediterráneo.

Su base es la agricultura local, esencialmente la de España e Italia. Pero a diferencia de sus gastronomías llenas de grasas saturadas y carbohidratos, se centra en las frutas, cereales, verduras, legumbres, pescado, frutos secos, aceite de oliva (que gracias al ácido oleico y a su grasa vegetal disminuye el factor de riesgo en la obstrucción de arterias, y sumado a esto tiene un alto nivel de caroteno y vitamina E).

Los huevos, las carnes rojas y el arroz se integran también en esta dieta pero en cantidades moderadas, así mismo con el vino. Las recetas típicas de la región mediterránea son de gran importancia a la vez que elaborar comidas con productos de temporada, tomando en cuenta las formas tradicionales de cocina y las costumbres culturales como el comer en familia y con amigos en fiestas y celebraciones.

Combinar la dieta con ejercicios

La dieta mediterránea funciona mejor cuando se combina con ejercicio físico. Los expertos recomiendan que no exceda los 30 minutos diarios, cinco días por semana, y para los que tienen complicaciones de tiempo es importante que se realicen con la mayor frecuencia que se pueda.

Son múltiples las formas en que usted puede ejercitarse; como caminar a paso ligero, correr, andar en bicicleta, nadar; y  si goza de una potencia renovada puede recurrir a deportes o actividades más intensas que ayuden a quemar calorías y grasas. Con esto logra bajar de peso, vigilar la presión arterial y la hipercolesterolemia.

Para los mayores el ejercicio físico ayuda a retrasar el deterioro cognitivo, y su práctica habitual le protegen contra enfermedades como la diabetes o el Alzheimer. También ayuda a mejorar el funcionamiento del riñón y el corazón. La comunidad científica ha descubierto que la tasa de mortalidad por cáncer es menor entre quienes practican la dieta mediterránea que en el norte de Europa o de América, donde se tiende al abuso de la comida chatarra y alimentos procesados y precocinados.

¿Cuáles pueden ser los riesgos de la dieta mediterránea?

dieta mediterranea

Todas las cosas tienen sus ventajas y desventajas. Y si bien la dieta mediterránea puede ser muy saludable, seguirla de manera estricta y sin precauciones puede hacer que disminuyan los niveles de hierro y calcio por la baja ingesta de productos lacteos y cárnicos. Es por ello que se recomienda consultarlo con el médico si existe algún suplemento para estos minerales.

Y en materia de vinos… la moderación y el consumo solo con las comidas no es totalmente imprescindible, razón por la cual si la persona decide obviarlo por razones de salud puede hacerlo con la tranquilidad de quien no pierde ni gana.

Sabemos que nuestros lectores buscan cada día nuevas recetas para acompañar sus dietas, y en este artículo te vamos a recomendar una que contiene lo más variado de la dieta mediterránea en un alimento de fama mundial.

Receta de Pizza Mediterránea

La pizza mediterránea es la mejor opción para combinar todo el sabor que queremos con una saludable receta a base de vegetales ya que este es uno de los mejores platos del mediterraneo. Este excelente plato nacido en Nápoles que combina el pan plano esencialmente con el tomate, lo ha hecho internacionalizarse a un punto insospechado. Sin embargo las múltiples formas en que se prepara como comida rápida lo han saturado de ingredientes muchas veces dañinos para el organismo, por eso te proponemos estos ingredientes:

  • 250 gr de harina.
  • 150 ml de agua fría.
  • 10 gr de levadura.
  • Un poco de aceite de oliva.
  • 10 gr de Sal.
  • 12 anchoas.
  • 300 gr de tomates maduros rallados.
  • 1 cebolla.
  • 4 champiñones.
  • 300 gr de calabacín.
  • 4 espárragos.
  • 9 aceitunas negras sin hueso.
  • 200 gr de queso mozzarella.

Elaboración

Lo mejor es preparar una masa casera para asegurarnos del equilibrio en los ingredientes de su elaboración. Para lo cual disolvemos la levadura y la sal en agua fría, vertiendo luego la mezcla con la harina y agregamos unas gotas de aceite de oliva. Es importante trabajar la mezcla hasta que se transforme en una masa homogénea y pueda extenderse con facilidad.

Luego la dejaremos reposar en forma de bola cubierta con una tela o plástico durante 15 minutos.

Procedemos entonces a lavar y cortar los ingredientes:

La mozzarella en tajadas, los tomates, los champiñones en rebanadas, la cebolla y el calabacín en lonchas muy finas, al igual que las aceitunas. Hervimos los espárragos durante un minuto y secamos las anchoas.

Dividiremos la masa en las porciones que necesitemos, para luego estirarlas hasta conseguir un círculo de medio centímetro de grosor. Aguijoneamos la superficie de cada una con un tenedor y las ubicamos en la placa del horno.

Procedemos a cubrir las porciones con tomate rallado y las lonchas de queso, y adornamos por encima el resto de vegetales.

El Dato del chef…

Si quiere sacar una pizza crocante y en tiempo record, coloque el horno a precalentar a 220ºC. Y para terminar… Vertimos un poquito de aceite de oliva a manera de rocío y horneamos durante unos 15 minutos hasta que el queso burbujee y la pizza tenga un aspecto dorado.

No olvide que acompañar la pizza con refrescos y bebidas energéticas no es saludable, prefiera jugos bajos en azúcar procesada.