Saltar al contenido

¿Los refrescos son sanos?

Actualmente, no es un secreto para nadie que los refrescos no son precisamente buenos para tu salud. Sin embargo, al mismo tiempo sabemos que es realmente difícil resistirse a probar alguno.

Los refrescos no son sanos

Los refrescos no son buenos

Pero, aunque su agradable burbujeo y sabor sea el acompañante ideal para tus comidas, debes saber que entre más consumas, más peligrosos se vuelven para tu salud.

Entonces, ya sea que bebas un refresco diario o semanal, reducir el consumo traerá verdaderos beneficios para tu peso y salud general.

¿Por qué deberías dejarlo?

Generalmente, el mayor riesgo para los amantes del refresco es el exceso de calorías que contiene. De hecho, las calorías que hay en el refresco provienen completamente del azúcar agregado y no tienen ningún valor en términos de vitaminas o minerales, siquiera de carbohidratos de buena calidad.

Además, el refresco puede causar otra clase de daño. En la actualidad, algunos estudios han revelado que su consumo se relaciona con la caries y la diabetes y al parecer también es dañino para los huesos.

¿Y los refrescos de dieta?

Refrescos

Aunque, es probable que los refrescos libres de azúcar no contengan calorías. Sin embargo, eso no significa que realmente te beneficien. De hecho, es muy probable que ni siquiera te ayuden a bajar de peso.

Hoy en día, investigaciones al respecto han demostrado que las bebidas de dieta conllevan a los mismos riesgos para la salud que los refrescos normales, entre ellos la caries y la pérdida de densidad ósea. También, se le relacionan con enfermedades cardíacas y depresión en el caso de las mujeres.

Reduce poco a poco su consumo

Puede que estos datos sean suficientes para convencerte de que deberías dejar de tomar refrescos, pero sabemos que es más fácil decirlo que hacerlo. Por lo tanto, te recomendamos, que dejes de dejarlo poco a poco, de la misma manera que dejarías cualquier cosa con la que hayas desarrollado alguna dependencia.

Entonces, si usualmente tomas varios vasos de refresco al día, te sugerimos que primero reduzcas el consumo diario, a uno al día. Después, luego de una o dos semanas, cambia a tres refrescos semanales, de esta manera, te iras alejando gradualmente de su consumo, lo cual debería causar un cambio realmente sostenible.

Explora otras opciones

Sabemos lo complicado que es dejar un habito al que te habías acostumbrado principalmente. Por eso, también puedes optar, además de reducir su consumo gradualmente, explorar otras opciones.

Por ejemplo, puedes comenzar combinando el refresco con agua, empieza a beber la mitad de refresco y el doble de agua. De esta manera, beberás menos refresco y te hidratarás, lo cual es muy bueno.

Además, esto también tiene otra ventaja, y es que reduce el azúcar que consumes con el refresco, y si comienzas a beber menos azúcares, tus papilas gustativas cambiarán y seguramente pronto ya no necesitarás esa dulzura.

También, puedes comenzar cambiado el refresco regular por refresco de dieta, aunque en muchos casos conlleva las mismas consecuencias, estarías ahorrándote el consumo excesivo de calorías.

Por último, aléjate de las cosas que te inciten a beber refrescos. Aunque, sabemos que existen ciertos lugares o situaciones donde predomine esta bebida, puedes optar por llevar tu propia bebida saludable o una botella de agua.

“0” Cero refrescos por dos semanas

Aunque, dejar de tomar refrescos gradualmente sería la mejor opción para la mayoría de las personas, si eres de los que desean dejarlo de golpe, te recomendamos un camino alterno: Piensa que dejar de tomar refresco es un cambio temporal, que lo haces por dos semanas o un mes, esto tal vez te parezca más sencillo y manejable que dejarlo para siempre.

La mejor de este truco, es que una vez que haya terminado el plazo establecido, tal vez no sientas ganas de tomar refresco, o al menos no con la frecuencia con que lo hacías con anterioridad

Por último, ¿Quieres más ayuda? Recluta a tus amigos para que asuman el reto contigo, y de esta manera se supervisarán mutuamente, y sobre todo se apoyaran para continuar con el desafío.