Augmentine y alcohol

El augmentine es un antibiótico cuyo compuesto es la amoxicilina con ácido clavulánico. También es conocido como co-amoxiclav o amoxiclavulánico. Es importante conocer que es un antibiótico muy utilizado tanto en niños como en adultos para diferentes tipos de infecciones como del oído medio y senos paranasales, del tracto respiratorio, infecciones del tracto urinario, de la piel y tejidos blandos incluyendo las dentales. Y como todo antibiótico no es recomendado el consumo de augmentine y alcohol.

¿Es recomendable el uso de alcohol si se está tomando augmentine?

Según los especialistas en la materia, no se deben ingerir antibióticos combinados con alcohol. Sin embargo, si el fármaco de elección es el augmentine, algunos médicos consideran que tomar 1 solo copa de vino, que equivale a 150 ml, o 1 cerveza, si se pudiera aceptar. Pero nunca más de 2.

Motivo por el cual no se debe mezclar Antibióticos y Alcohol

Existe un motivo o contraindicación de la mezcla de augmentine y alcohol o cualquier tratamiento. Lo cierto es que cualquier bebida alcohólica, es estimulante de la función hepática y acelera el metabolismo de dichos fármacos. De esta forma se ocasiona la disminución de la efectividad de los mismos. Pero como se explicó anteriormente, el uso de ambos puede aceptarse siempre y cuando el paciente que está tomando dicho medicamento cumpla con lo allí estipulado.

Es de hacer notar, que existen dudas sobre cuál sería el consumo seguro de ambas sustancia. Pero, si la persona es aparentemente sana y toma amoxicilina y ácido clavulánico, beber de manera puntual la cantidad recomendada de licor no tendrá ningún impacto negativo en la salud del paciente. Por lo tanto, no afectará la cantidad del antibiótico en sangre y no se disminuirá la eficacia del mismo. No siendo así para el resto de los antimicrobianos.

Posibles efectos de la mezcla de sustancias

Si bien es cierto que una copa no hace daño, en algunos pacientes pueden verse ciertos síntomas desagradables. Ejemplos de ellos son náuseas, vómito, rubores de la piel, dolores de cabeza, un latido del corazón rápido o irregular.

Amoxicilina y alcohol

Para evitar posibles efectos se debe esperar algún tiempo. A la persona que esté tomando tratamiento, se le recomienda el consumo de licor al menos de 24 a 72 horas después. Contando después de que se termine la toma del fármaco.

Otros consejos para los que toman antibióticos

La Dra Randal, médico internista en Brisbane, aconseja que si se está tomando algún antibiótico, es preferible no ingerir bebidas alcohólicas. A pesar de que en algunas ocasiones su interacción sea poca, es preferible evitarlas hasta que la persona se recupere de la enfermedad. Lo cual entonces es válido si hablamos de augmentine y alcohol.

Si se toma augmentine y se ingiere alcohol o en su defecto, se mezcla cualquier antibiótico con licor, la efectividad se puede llegar a perder. Por lo que será necesario reiniciar el tratamiento prescrito. Lo que a menudo provoca que las bacterias se hagan resistentes al uso de estos fármacos.

La dosis y el tiempo que se debe usar un fármaco es la base para que la enfermedad por la que se indica se cure correctamente. La mezcla de estas sustancias, o con cualquier otro medicamento, puede hacer que la persona olvide tomarlas como lo indicó el médico tratante. Es por ello que no se recomienda esta combinación.

Deja un comentario