Saltar al contenido

Aftas bucales, causas y tratamiento

Si tienes molestas úlceras en la boca puedes estar sufriendo de aftas bucales, en MujerConSalud te vamos a mostrar sus causas y tratamiento.

Síntomas

aftas bucales

Las aftas bucales son lesiones o ulceraciones que pueden aparecer en el epitelio bucal y que generalmente no cicatrizan por sí mismas. Aparecen súbitamente, provocan molestias, un dolor ardiente y presentan un color que puede ser blanco o amarillo con apariencia necrótica.

Tipos de aftas bucales

  • Tipo Leve: Aparecen no más de 2 o 3. Tiene forma oval. Su tamaño no sobrepasa los 0,5 cm. Tiene apariencia de una ulcera. Cura en pocos días. No deja cicatriz.
  • Tipo Severo: Aparece entre una o dos. Tiene forma irregular. Tamaño mayor de 1 cm. Presenta una apariencia de ulceración de mayor profundidad. Demora más en curarse. Deja cicatriz.

Causas que provocan las aftas bucales

Las causas son muy variadas, los investigadores han identificado múltiples factores que propician la aparición de aftas bucales:

  • Herencia: Se ha identificado un 65 % de probabilidades mayor de padecer aftas bucales si tenemos padres o abuelos que las sufren.
  • Inmunológicos: Personas con bajos niveles inmunes ya sea debido a causas psicológicas como el estrés, por una deficiente alimentación que hacen caer los niveles de vitaminas o por enfermedades como el caso de pacientes con VIH.
  • Traumatismos: Una causa frecuente suelen ser las propias mordidas.
  • Tabaquismo: Si fumas tienes mayores probabilidades de desarrollar aftas bucales.
  • Endocrinos: El desequilibrio hormonal se ha identificado como una causa de posible aparición de estas úlceras.
  • Virus y bacterias: La presencia de estos en la boca aumenta las probabilidades de desarrollar aftas por infecciones.

Diagnóstico de las afta bucales

No existen test de laboratorios específicos para detectar las aftas bucales. Su diagnóstico se realiza a través de criterios clínicos en base a la historia del paciente. Puede bastar una revisión de la lesión a simple vista. Un médico también puede indicar exámenes de laboratorio, sobre todo cuando sospecha de alteraciones en la sangre o de manera general en alguna condición.

Tratamiento

Debido a que las causas son tan diversas no existe una sola cura general para tratar todas las aftas bucales, existen numerosas terapias para combatirlas, todas con diversos grados de efectividad. Lo que se debe tener en cuenta es aplicar un tratamiento que concuerde con la historia de aparición y evolución de la enfermedad.

En la fase inicial pueden aplicarse cremas, tópicos y pomadas. Podemos encontrar en las farmacias productos que son administrados de manera empírica con buenos resultados a base de corticoides tópicos junto con otros como amlexanox al 5%, prostaglandinas, interferón o doximicina-cianoacrilato. También se ha aplicado el ácido hialurónico como tópico con buenos resultados.

En úlceras menores se utilizan además enjuagues que se producen a base de diversas sustancias como la tetraciclina, sucralfato, clorexhidina , triamcinolona, triclosán o la hidrocor-tisona acuosa.

Síntomas de los aftas bucales

Importante: Los tónicos se aplican directamente sobre la lesión y mejoran su efectividad si aplicamos una barrera.

En estados más avanzados puede recurrirse a terapias como la cauterización por medios químicos o electrónicos, el uso de anestésicos locales, ultrasonidos o inyecciones de corticoides en la lesión.

Causas que pueden provocar su aparición

Es recomendable abandonar estos hábitos:

  • Promover una alimentación saludable
  • Abandonar el hábito de fumar
  • Tomar medidas para controlar el estrés
  • No tomar alimentos que producen reacciones alérgicas
  • Evita los alimentos muy calientes
  • Ten al día tu tratamiento hormonal

Es importante que mantengas una correcta higiene bucal, mantener una disciplina de acudir dos veces al año al dentista por una revisión, tener hábitos de vida saludables. También debes saber que no son producidas por herpes y tampoco son contagiosas.

Con un tratamiento adecuado las aftas bucales suelen curar entre los 10 días para los casos leves y para los severos más de dos semanas. Debes ser constante en la aplicación del tratamiento.