Usos de la graviola o guanábana

Existen un sinfín de frutos en el mundo, pero los que se dan en el trópico son famosos por ser sabrosos y exóticos. Sin embargo, la graviola o guanábana es hasta misteriosa para los nativos, últimamente, han salido a relucir sus diversas propiedades. A continuación, conoceremos los usos de la graviola o guanábana.

¿Qué es la Graviola o guanábana?

La Anona Muricata L., como su nombre científico lo indica, es un fruto proveniente de América. De manera natural, se da desde México hasta Brasil. Consiste, en un árbol de aproximadamente 10 metros de altura, todo verde y el fruto puede llegar a pesar de 2 a 4 kilogramos.

La graviola o guanábana, tiene una cascara gruesa y blanda de color verde. La pulpa, es blanca y jugosa, con un sabor entre dulzón y ácido, muy rico. Los usos de la graviola o guanábana, son muy diversos, con ella se preparan deliciosos jugos, helados, postres y comida. Además, con todas las partes del árbol se preparan ungüentos y guarapos, que sirven para cuidar varias afecciones del cuerpo.

¿Dónde comprar la graviola o guanábana?

Normalmente, se compra con facilidad en los mercados populares y orgánicos. Si estás en Europa, Asia y África, debes dirigirte a los supermercados que importan frutas exóticas. Ya que, no hay certeza de que se cultive en esas tierras. A pesar, que desde hace 40 años la llevaron por primera vez a Europa.
Te recomendamos, que compres la guanábana a punto de madurar y no completamente madura. La identificas, cuando la fruta está más dura que blanda. Luego, en tu casa la envuelves en papel (de periódico preferiblemente), la dejas en la cocina toda la noche y al siguiente día la consumes.

¿Cómo se toma la graviola o guanábana?

Del árbol de graviola o guanábana, puedes consumir todo: Fruto, hojas, corteza, semillas y raíz. Siendo las dos últimas, las que menos recomiendan por sus niveles de neurotoxinas. A continuación, las formas de cómo consumir cada parte.

Del Fruto:

Con la pulpa se preparan jugos, batidos, gelatinas, postres y ensaladas. También, te la puedes comer directamente.

La concha, se remoja toda la noche y luego se consume el agua. También, frita en comidas.

Las semillas, sirven para preparar ungüento, ideal para calmar dolores y espantar mosquitos.

Del árbol

Con las hojas, flores, corteza y raíz se preparan guarapos y té.

¿Para qué sirve la graviola o guanábana?

Además, de servir para preparar deliciosos jugos, batidos y postres, tiene muchas propiedades, que han ayudado a combatir diversas enfermedades desde nuestros ancestros. Incluso, en las últimas 4 décadas, se ha estudiado su poder contra el cáncer.

Contraindicaciones de la graviola o guanábana

Los remedios naturales, partiendo del uso de la graviola y guanábana no tienen efectos secundarios. Sin embargo, están contraindicados para las personas que sufren de la tensión o que presentan problemas cardiovasculares.

Usos de la graviola o guanábana

Usos medicinales de la graviola o guanábana

Entre los usos medicinales de la graviola o guanábana, tenemos:

  • La fruta en jugo o comer la pulpa: se recomienda para la fiebre, parásitos, diarrea, estreñimiento, reducen la acidez estomacal, es diurético y para aumentar la flora intestinal.
  • Té de las hojas: para el catarro y para problemas del hígado.
  • La semilla triturada, se usa para eliminar parásitos, también, se prepara un ungüento para espantar mosquitos.
  • Un té de hojas y cortezas, es buenísimo para la diabetes. Incluso, es recomendado como sedante y antiespasmódico.

Para neuralgia, artritis y dolor del reumatismo, se prepara una crema con aceite de oliva y aceite sacado de la fruta y hojas de la guanábana.

Disfruta de los usos de la graviola o guanábana

Cuando hablamos de los usos de la graviola o guanábana, nos referimos a toda la planta, fruto y flores. Ya que, de todas ellas se obtienen propiedades medicinales, aunque, se destacan sus beneficios antibacterianos y antitumorales. Los cuales, han sido comprobados con diversos estudios científicos y poco a poco, están siendo divulgados al mundo. Sin embargo, cada día salen más y más experimentos, para comprobar y tratar de sintetizar sus propiedades. Tanto es así, que ya podemos encontrar pastillas naturales con los componentes de la guanábana.

Deja un comentario