Publicidad de divorcio en furgonetas, las divorcionetas

¿Has oído hablar de las divorcionetas? Si no lo has hecho, ahora es el momento. El concepto nace de la fusión de dos palabras, publicidad de divorcio, y no es más que una campaña publicitaria para promocionar a un bufete de abogados, en este caso Abogados Cebrián, que está especializado en estos procesos.

En los últimos meses, el término divorcioneta ha sido muy popular en los medios de comunicación, pues tanto la prensa escrita como varios programas de televisión muy conocidos se han hecho eco de esta campaña publicitaria que relaciona las separaciones amistosas con los vehículos de carga comerciales. Apuesta por publicidad de divorcio en furgonetas.

¿Qué es la divorcioneta de Abogados Cebrián?

El bufete madrileño de abogados ha encontrado una fórmula novedosa y muy impactante. Se trata de la única Furgoneta de divorcio a 150 euros por cónyuge para procesos amistosos que opera en España. No se trata de que los cónyuges que deciden poner fin a su matrimonio puedan hacerlo rápidamente en un despacho móvil, sino que es el vehículo el que sirve como formato publicitario.

Muchos analistas ya consideran que la medida ha sido todo un acierto, algo que es indudable debido a la repercusión que ha alcanzado. Las claves de este éxito son variadas, pero si nos centramos únicamente en los aspectos relacionados con la publicidad, un dato muy reseñable es que nadie lo había hecho antes.

Un bufete de abogados no acostumbra a promocionarse a través de fórmulas de publicidad online móviles, como es la impresión de publicidad en vehículos. De hecho, no se trata siquiera de vehículos de trabajo, como sí suele ocurrir con otras profesiones como la albañilería, las reformas, la cerrajería o los panaderos.

A esto se añade el ingenio a la hora de buscar el nombre, con la fusión de las dos palabras. Divorcioneta es un nombre pegadizo, concreto y muy simple. Cuando parecía que todo estaba ya inventado en publicidad, llegan desde Abogados Cebrián para innovar desde la tradición. A su vez, el formato es diferenciador en el sector, pues ningún otro bufete hace uso de este canal publicitario.

Publicidad tradicional frente a complejos sistemas basados en algoritmos

Con la apuesta de publicidad de divorcio en furgonetasse vuelve a demostrar que la publicidad offline sigue siendo una posible vía generadora de contactos e ingresos. Hay muchos despachos que se sirven de los medios digitales para llegar a sus clientes, con vídeos y anuncios e internet, en la prensa, en plataformas, en redes sociales…

Todos estos son formatos válidos y muy aprovechables, pero también más costosos que la apuesta de Abogados Cebrián. La impresión de la publicidad en sus furgonetas es algo permanente, que no hay que renovar de manera constante, y que resulta atractiva de cara a los clientes y los medios por su originalidad.

Otro punto muy interesante es la selección del vehículo. Usar una furgoneta, que además no es ni tan siquiera muy moderna, acerca más a los potenciales usuarios del servicio a la publicidad ofrecida. En caso de haber utilizado un vehículo más moderno, de alta gama, quizás no habría funcionado igual, pues no se vincula esa opción con un servicio tan económico.

El resultado es hacer comprender a la población que existen despachos que pueden ayudar en el proceso de divorcio. Y que sus servicios son muy accesibles, tanto que echan mano de la publicidad offline para no sentirse tan cautivos de las nuevas tendencias en marketing.

¿Significa esto que no se pueden aprovechar esas nuevas dinámicas? Ni mucho menos, de hecho el propio despacho deja claro que su éxito radica en haber vuelto a los orígenes, a la publicidad offline a través del ingenio, pero su capacidad de llegar a más clientes está también ligada al buen uso de las tecnologías online.

¿Cómo funciona este servicio de Abogados Cebrián?

La publicidad de divorcio en furgonetas no es más que la promoción del servicio Divorcio 150 euros en procesos de divorcio notarial en Madrid capital o judicial en toda España de este bufete. En las referencias en los medios se han destacado mensajes como divorcio al alcance de todos; juntos o separados, pero felices; un matrimonio tiene precio, un divorcio amistoso sí, 150 euros por cónyuge; o el divorcio no es un capricho, es una necesidad.

Cuando un matrimonio no funciona, puede darse la situación de que sea mejor separar los caminos de los cónyuges. Este proceso, siempre delicado, lo es aún más cuando afecta a menores, de ahí que sea necesario buscar asesoramiento legal. El trabajo de los abogados en estos casos consiste en facilitar los encuentros entre los cónyuges y actuar como representantes legales para agilizar la negociación.

El bufete Abogados Cebrián está especializado en divorcios amistosos, que son aquellos en los que los cónyuges llegan a un acuerdo previo al enfrentamiento judicial. La idea es buscar la mejor solución posible para que no salgan perjudicadas ninguna de las partes. Estos procesos son más económicos y rápidos, lo que también induce a una relación entre cónyuges más fluida en el futuro.

Deja un comentario