Saltar al contenido

Remedios para una piel suave

La piel suave y además tersa como la de un bebé es sencilla de obtener con estos remedios caseros. Nada es más sobresaliente para la piel y la salud. En general que una sesión de suculento licuado de frutas y verduras repleto de una gran variedad de antioxidantes. La menta se puede utilizar de innumerables maneras diferentes para perfeccionar su tono de piel y reducir las manchas.

Remedios naturales para tener una piel suave

piel suave

Otros ingredientes naturales fantásticos para tener una piel más sana y perfecta son los oleos vegetales, como el aceite de almendras, el aceite de rosa mosqueta, el nuevo aceite de coco, el aceite de oliva… Dichos productos hidratan, limpian y suavizan la piel de modo inofensivo, natural y, obviamente, económica. El gel de aloe vera es muy bueno para regenerar la piel y también para hidratarla y aportar suavidad.
Los mejores limpiadores son lo suficientemente eficaces para quitar el maquillaje y la suciedad. Además son lo suficientemente suaves como para permitir que la piel retenga su propia grasa. Recuerda gran parte de nuestro cuerpo está compuesto por agua y por ello es de suma importancia estar siempre hidratados.

Las nueces contienen vitamina E, la cual ayuda a sellar la saturación en la piel. Nutrir la piel desde dentro es realmente importante, y por eso debemos añadir alimentos que mejoren su aspecto. Y si por ejemplo estás fuera de casa y tiendes a tener una piel muy seca, procura ponerte estas mascarillas especialmente en invierno.

Otros remedios naturales: los aceites.

Los aceites son un excelente medio para humectar y limpiar tu piel después del baño. Pero para de la hidratación diaria suelen ser preferibles las preparaciones con bases en crema puesto que permanecen durante más tiempo sobre la piel. El secreto es aplicar el aceite para humedecer la piel justo después del baño, dejar que este se absorba durante algunos minutos y después aplicar alguna crema. Prueba a utilizar también algún producto exfoliante con el fin eliminar suavemente los deshechos de la piel y las células muertas acumuladas en la piel para dejarla lisa, fresca y reluciente.

Además, cuando acabes de levantarte y vayas al baño a mojarte el rostro para despejarte… ¡usa agua fría! Esta técnica es excelente para evitar espinillas y granitos en la cara. También favorece a suavizar la piel y no solo eso, sino también a mantenerla joven. En la noche, antes de dormir, lava de nuevo tu rostro con una esponja suave y asegúrate de retirar por completo el maquillaje. Luego refréscate con un tónico hidratante y aplica una crema hidratante nocturna. Presta atención a estas recomendaciones o consejos para que mantengas la piel hermosa siempre. Eliminar la suciedad, la grasa acumulada y las células muertas dejará la piel uniforme como la de un bebé. Con un poco de paciencia y una cierta regularidad en el cuidado de la piel, obtendrás la piel suave que deseas.

Por último…

Un último remedio consiste en mezclar una cucharada de aceite de coco. Un terrón de azúcar, revuelvelo muy bien y aplícalo en todo tu rostro. Además de dejar tu piel suave, tendrá un olor a coco delicioso. Los limpiadores de la cara y el cuerpo sin jabón son productos muy cómodos para limpiar la piel de forma rápida y sencilla.

Pero en algunas ocasiones, la piel es tan delicada que suele verse afectada por irritaciones molestas y hasta dolorosas. Para hacer que su piel sea más suave, tersa y resistente haz un puré de tomates frescos en una licuadora. Es un remedio para la piel que también aportará buena hidratación.
Tener una tez suave es más fácil de lo que pensabas. Sigue estos simples consejos y crea tu propia rutina diaria.