Saltar al contenido

¿Qué hacer ante las hemorragias externas o heridas abiertas?

Los accidentes suelen ocurrir frecuentemente en las personas. Muchos de estos accidentes, ocasionan heridas abiertas, las cuales, generan hemorragias externas. Razón por la cual, deben ser atendidas inmediatamente para evitar complicaciones posteriores.

Como se clasifican las hemorragias

Que hacer ante las hemorragias externas o heridas abiertas

La hemorragia es una sintomatología de las heridas. Se origina cuando los vasos sanguíneos emanan sangre, a consecuencia de alguna rotura en ellos. Es decir, es el fluido de la sangre fuera de la circulación sanguínea.

Para medir la gravedad de la hemorragia, se debe tener en cuenta varios aspectos: la velocidad en que circula la sangre, la cantidad de pérdida sanguínea y el color de la sangre, esto ayuda a saber su procedencia. Al tener control sobre estos aspectos, se previene que la persona presente síntomas de shock.

Ahora bien, que las hemorragias se clasifican: internas, externas (heridas abiertas) y exteriorizadas (por orificios naturales del cuerpo). En este artículo, se abordara de manera explicativa, lo referente a las hemorragias externas.

¿Que se conoce, como hemorragias externas?

Es la salida de la sangre, ocurrida por heridas abiertas. Por lo tanto, las hemorragias externas, se presenta por el rompimiento de vasos sanguíneos en la piel.

Clasificación de las hemorragias externas

Dependiendo de la magnitud de la herida. Las hemorragias externas pueden clasificarse en:

Hemorragias arteriales

Sucede cuando la sangre, tiene un fluido a chorro al ritmo del pulso. Este tipo, de pérdida sanguínea es grave. Debido a que, se pierde mucha sangre en poco tiempo.

Hemorragias venosas

Se caracteriza, porque el color de la sangre tiende a ser más oscura y su fluido es continuo.

Hemorragias capilares

Es cuando se observan puntos hemorrágicos, con un tono rojo oscuro. Su salida sanguínea es lenta pero continua.

Hemorragias externas

¿Qué hacer ante las hemorragias externas?

Cuando a una persona, le ocurra un accidente de cualquier tipo y le genere una herida abierta, que conlleve a una hemorragia externa. Antes de socorrerlo, para detener las hemorragias externas, se recomienda considerar dos situaciones: que objeto produjo la herida abierta y determinar el tipo de hemorragia que presenta.

A continuación, se establecen algunas pautas básicas del comportamiento que se debe tener al socorrer, a personas con hemorragias externas o heridas abiertas:

Mantener la calma

Es importante estar calmado al momento de ayudar a la persona con herida abierta. Este comportamiento, evita que el accidentado se ponga más nervioso. De esta manera, se previene que se eleven sus niveles de ansiedad y entre en estado de shock. Inmediatamente, se debe llamar a los teléfonos de socorristas o a la emergencia.

Limpiar el área

Se debe, limpiar en la herida y a su alrededor de todo lo sucio que sea visible. Se recomienda, utilizar gasas esterilizadas o telas limpias para evitar posibles infecciones.

Presionar la herida

Se debe presionar directamente la herida, evitando que continúe la hemorragia. Esta presión, debe hacerse de manera correcta, con gasas esterilizadas. Pero, en casos de suma emergencia, se debe presionar con paños o telas limpias.

Es necesario resaltar, que aunque estas gasas o telas hayan absorbido la sangre no deben retirarse. Al contrario, se debe colocar más presión encima de la herida. No debe colocarse en la herida algodón para evitar que se pegue en ella.

También se debe resaltar, que en caso de que la herida afecte una extremidad. Se sugiere, levantar un poco el miembro afectado. Por consiguiente, se debe hacer presión con las manos en las gasas que se le colocaron a la herida.

Recostar a la persona accidentada

Se debe acostar en el suelo a la persona y cubrirla con una manta o frazada, para mantener su temperatura corporal. De esta manera, se previene que el afectado llegue a estado de shock. Además, se le deben elevar los pies del suelo y de esta forma, se mejora su circulación.

Elabora un vendaje

En caso de ser necesario, se debe realizar un vendaje o torniquete. Con la finalidad, de apretar la herida y presionar la arteria o vena. De tal manera, que se detenga el fluido de la sangre.

Identificar el tipo de hemorragia

Se debe identificar el tipo de sangrado, que presenta la persona con herida abierta. Por consiguiente al determinar si la hemorragia es venosa, arterial o capilar se procede al siguiente paso:

  • Hemorragias externas de venas abiertasEn estos casos, la hemorragia puede ser controlada sin ayuda médica. Pero, se sugiere, hacerse un control médico inmediatamente.
  • Hemorragias externas de capilaresEs una hemorragia, que se controla fácilmente de manera rápida y total.
  • Hemorragias externas por arteriasEs el caso más riesgoso, muchas veces se presentan complicaciones. En esta situación, se debe ejercer presión sobre la herida con el vendaje o torniquete. Procediendo, urgentemente a solicitar atención médica.

Finalmente, se debe mantener calmada, a la persona accidentada por hemorragias externas. En los casos extremos, se debe vigilar sus ritmos vitales, hasta que reciba la atención médica.