Saltar al contenido

La fibromialgia, ¿Cómo vivir con ella?

Para empezar, debemos decir, que la fibromialgia es una enfermedad reumatológica,  que genera dolores crónicos músculos esqueléticos, además debilidad y cansancio en el organismo. Estos dolores pueden permanecer durante un lapso de 3 meses en adelante. La gran mayoría de las personas que padecen esta enfermedad, son de sexo femenino ocupando el 90%  de edad media, sin embargo, cualquier individuo puede sufrir esta condición.

Causas que originan la fibromialgia

fibromialgia causas sintomas

Hasta los momentos no se conocen con precisión las causas que originan esta enfermedad. Hoy  día, se considera que la fibromialgia es originada por la alteración de determinados neurotransmisores del sistema nervioso. Este desequilibrio de los neurotransmisores produce una diversidad de alteraciones que pueden ocasionar los síntomas de la patología.

Es por ello que, los síntomas de esta patología se le adjudican a la disminución de sustancias como la serotonina, la cual, regulan el dolor. Al disminuir la serotonina se produce un trastorno en la percepción, transmisión y modulación del estímulo doloroso. Por consiguiente, los mecanismos de regulación del dolor se alteran cuando existe estrés, cansancio y desorden en el sueño.

Debido a estas causas, se ha comprobado por estudios realizados a pacientes con fibromialgia,  que el dolor generalizado se origina, ya que, una percepción extraña de los estímulos sensoriales y por eso, se manifiesta presión, calor, vibración o cualquier estimulo como doloroso.

Clasificación de la fibromialgia

A los médicos especialista en esta patología, se dificulta detectar la veracidad de los dolores ocasionados por la fibromialgia. Esta sintomatología, aparece sin que los médicos detecten ninguna alteración orgánica que la justifique. Siendo prácticamente imposible hacer el diagnostico, a través de un análisis clínico o radiografía. Generalmente, aparece esta enfermedad acompañada de trastornos en el sueño, lo cual, se asocia a un síndrome ansioso depresivo.

Debido a los numerosos estudios científicos los especialistas, consideran que esta patología se debe clasificar en tres tipos para adaptarle a cada paciente el tratamiento:

Fibromialgia Tipo I

Paciente sin ninguna enfermedad análoga.

Fibromialgia Tipo II

Pacientes con enfermedades reumáticas y autoinmunes.

Fibromialgia Tipo III

Pacientes con alteración grave en la esfera psicopatológica.

Fibromialgia Tipos IV

Pacientes simuladores.

Síntomas  de la fibromialgia y como saber convivir con ella

Como vivir con fibromialgia

Debido a la dificultad en la detección eficaz de los síntomas patológicos presentes en la fibromialgia. Los especialistas clínicos para determinar el diagnóstico deben aplicar no solo el análisis exploratorio clínico del paciente sino también mediante más especializados de laboratorio o imágenes. Sin embargo, hoy día no existe ningún estudio médico preciso que confirme el diagnostico. Los síntomas pueden ser confundidos con enfermedades como artritis, reumatismo, lupus entre otros.

A pesar de que esta enfermedad viene acompañada de diferentes síntomas que se detectan en la exploración clínica, no existe explicación que justifique que se trata de esta enfermedad. Entre los síntomas más comunes detectados en la exploración clínica se encuentran: dolor muscular esquelético, fatiga y cansancio, rigidez, trastorno del sueño, deterioro cognitivo, problemas intestinales y ansiedad y depresión.

En la actualidad no existe ningún tratamiento curativo específico para la fibromialgia. El tratamiento que los especialistas indican es para aliviar los diversos síntomas. Además, de la adaptación del paciente a la enfermedad, mediante distintos programas especiales. Los tratamientos mayormente indicados e esta patología son antiinflamatorios, analgésicos, antidepresivos, reguladores del sueño. De igual manera, se recomienda hidroterapias, ejercicios físicos aeróbicos, terapias sicológicas  y terapias conductuales-cognitivas.

De esta manera, se disminuye el dolor, los espasmos musculares, se controla el sueño, se reduce la fatiga y los estados emocionales depresivos originados por el estrés y el cansancio. Logrando que el paciente se adapte mejor, y de esta manera, hacer más llevadero el día a día de la persona. Se ha determinado, que en la actualidad existe un elevado número de pacientes que padecen de fibromialgia pero que realizan una vida totalmente normal.