¿Es malo ducharse con agua muy caliente?

La higiene persona es indispensable para la buena presentación ante la sociedad. Por lo natural, un buen traje, una buena dicción, una buena comunicación etc. Son cuestiones a tomar en cuenta. Sin embargo, a veces nos podemos cuestionar si el maquillaje, cepillarse en exceso, usar cremas etc suelen ser recomendables. Entre esos cuestionamientos cabe el bañarse y muchas personas se preguntarán… ¿es malo ducharse con agua muy caliente?

Bañarse es higiene y las personas prefieren una que otra temperatura para sentirse cómodos. Algunos en verano optan por refrescarse, en invierno por calentarse, todo es cuestión de gustos. Pero

¿Es malo ducharse con agua muy caliente?

El agua caliente en el cuerpo

El agua caliente relaja el cuerpo, cuando conocemos que es malo para la piel y cabello, lo pensaremos dos veces. Una cuestión importante son los efectos y uno indispensable es que ¡provoca várices! Los vasos sanguíneos pueden dilatarse con agua muy caliente, esto provoca que se hinchen las piernas. Otra opción puede ser agua tibia o fría. Esto solo en las piernas, pero recuerda ¡Las piernas también son piel! Así el rostro y el cuerpo pierde firmeza, elasticidad y adquiere arrugas.

Los poros de la piel suelen dilatarse, de esta forma se irritan e hinchan. El agua caliente remueve los aceites que proporcionan brillo y protegen de bacterias.

No sólo la piel, el cabello sufre las consecuencias que no querrás tener, ojo. La caída del cabello es una consecuencia, aparte la resequedad y la producción de caspa. El cabello perderá brillo y si acostumbras a teñirlo, el color durará poco.

Lo imperceptible

El sistema digestivo se torna afectado al ducharse con agua caliente después de comer. A temperatura ambiente es recomendable. Con agua caliente la sangre se desvía a la piel y la digestión es más lenta.

La consideración por dermatólogos es que la piel no está para soportar temperaturas extremas. Una ducha entre los 28 y 30 grados es suficiente para el cuerpo. El agua fría puede ser muy feroz y la caliente afecta a pieles sensibles y a largo plazo.

No todo es malo

Aparte de las limitaciones, el agua caliente por otro lado ayuda a algunas cosas. Puede aflojar tendones y músculos que se encuentren rígidos, así como abrir poros que desintoxique la piel. Alivia los síntomas que causan resfriado en estas temporadas de frío excesivo. Para terminar el día, como un sedante, ayuda a relajar por completo el cuerpo luego de una jornada laboral.

Deja un comentario