Saltar al contenido

Endulzantes artificiales: ¿son beneficiosos para la salud?

El consumo excesivo de azúcar resulta perjudicial para la salud. Y de acuerdo con lo que recomiendan los expertos en nutrición, la ingesta diaria no debería ser mayor a siete cucharadas.

Ahora bien, si tenemos que comer fuera de casa y durante el día ingerimos ciertas bebidas refrescantes, café, etc., resultará muy difícil controlar cuánto realmente estamos consumiendo. Es por esto que las personas acuden a la alternativa que ofrecen los edulcorantes artificiales, que son productos elaborados con el propósito de darle dulzor a las bebidas y alimentos sin aportar casi o ninguna caloría.

¿Qué son los edulcorantes?

edulcorantes artificiales

Son productos fabricados a base de sustancias químicas, que tienen la capacidad de dar sabor dulce a comidas, bebidas y otros productos. Se utilizan en sustitución parcial o total del azúcar, sin aportar calorías.

En el mercado hay una gran variedad de productos para endulzar sin azucar, que puedes comprar en tiendas o farmacias. No solo se trata de edulcorantes artificiales para preparar alimentos, sino que hay alimentos y bebidas que ya los incluyen dentro de sus ingredientes.

¿Por qué consumir edulcorantes?

Porque contribuye a disminuir la obesidad, la cual se ha convertido en un problema de salud que afecta al menos a la mitad de la población española. También en otras partes del mundo, donde incluso la esperanza de vida de las nuevas generaciones es menor a la de sus padres debido a la obesidad.

El uso de los edulcorantes contribuye en buena medida a la reducción de calorías en los alimentos, y debe formar parte de un conjunto de medidas de educación alimentaria y mejora de los hábitos de vida.

Tipos de edulcorantes

Hay variedad de sustancias edulcorantes, las cuales se encuentran debidamente clasificadas:

  • Edulcorantes naturales, entre ellos los que son a base de fructosa, glucosa y galactosa (monosacáridos) y los que son a base de sacarosa y lactosa (disacáridos).
  • Edulcorantes nutritivos, los cuales derivan de productos naturales como el almidón para obtener jarabe de glucosa o la sacarosa para obtener azúcar invertido.
  • Azúcares, alcoholes o polioles.
  • Neo Azúcares.
  • Edulcorantes intensos de origen vegetal, como la stevia o la glicirrina, entre otros.

Todos ellos tienen una función en común: proveer de dulzor a los alimentos sustituyendo el azúcar, aportando menor cantidad de calorías.

¿Es recomendable consumirlos?

Si lo vemos desde el punto de vista de la necesidad de controlar o disminuir el consumo de azúcar por razones de salud, sin duda alguna que es recomendable incluirlo en nuestras comidas y bebidas diarias, ya que reducimos el riesgo de obesidad, caries o diabetes.

Un ejemplo muy claro de alto consumo de azúcar en una sola ingesta son las bebidas con gas, cuyo contenido supera las seis cucharadas máximas que deberíamos consumir a diario. Contar con una alternativa dietética puede ser una gran diferencia en nuestra salud.

Ahora bien, el consumo de productos bajos en azúcar o con edulcorantes por sí solos no representan una garantía de salud, ya que quienes padecen de obesidad o problemas de peso deben asumir otras medidas como una dieta saludable, ejercicio y mejorar los hábitos en general.

Hoy en día puedes acompañar tus zumos, café, infusiones, té y hasta los postres con el edulcorante de tu preferencia. Ya sea sintético o natural como la stevia, siendo importante recordar en este punto que los que son sintéticos son igual de saludables.

Lo importante es revisar la información de la etiqueta de cada producto para verificar que tipo de estos contiene y decidir cuál es mejor para utilizar.

¿Es seguro consumirlos?

En el caso de los edulcorantes artificiales, es importante destacar que los mismos están sujetos a regulaciones muy rigurosas, por medio de las que superan las verificaciones que se necesitan para poder utilizarlos en los alimentos. Cada fabricante debe comprobar que su edulcorante es seguro, específicamente:

  • No genera efectos adversos, incluso cáncer.
  • No afecta la reproducción.
  • No queda almacenado en el organismo y tampoco se metaboliza en otros productos que sea potencialmente dañinos.
  • No genera reacciones alérgicas.

Los edulcorantes están contraindicados en menores de tres años de edad y en personas que presentan una condición genética poco común denominada fenilcetonuria. Pero para el resto de personas, sólo ofrecen beneficios.