Saltar al contenido

¿Qué es la diabetes?

En las consultas médicas los diagnósticos de diabetes se están convirtiendo en algo cada vez más frecuente, en MujerConSalud te vamos a explicar de una manera muy sencilla en que consiste la enfermedad.

¿Qué es la diabetes?

Que es la diabetes

Ante todo decir que existen 5 tipos de diabetes pero en este caso nos vamos a centrar en la mellitus porque es la más representativa y la que está más asociada a los estilos de vida propios de la modernidad.

Así la diabetes es un conjunto de trastornos metabólicos que están caracterizados por altas concentraciones de glucosa en sangre de manera persistente asociado a cuatro posibles trastornos en el páncreas.

  • Una deficiente producción de insulina
  • Que la insulina producida se resista a usar la glucosa
  • Un aumento desproporcional de la producción de glucosa
  • O una combinación de los anteriores trastornos

Riesgos de padecer diabetes

No hay un consenso sobre los factores de riesgo de padecer diabetes, lo más acertado es un conjunto de factores genéticos y ambientales.

Se piensa que el exceso de peso, las comidas abundantes, la mala calidad de los alimentos y la falta de ejercicios pueden desencadenar procesos en el metabolismo que lleven a la aparición de la diabetes.

¿Cómo podemos reconocerla?

Entre los principales síntomas de la enfermedad podemos mencionar:

  • Orinar en cantidades superiores a lo normal
  • Exageración en la necesidad de comer
  • Aumento de la sed
  • Fatiga o cansancio
  • Pérdida de peso sin razón

Las tres primeras son las más frecuentes a la hora de sospechar de un caso de diabetes tipo II que resulta la más frecuente.

Tipos

Los tipos de diabetes mellitus más frecuentes son la tipo I, tipo II y la gestacional.

La diabetes tipo I es la conocida también como insulino-dependiente o diabetes de comienzo juvenil. Se caracteriza porque no hay producción de insulina debido a la destrucción de las células del páncreas encargadas de esto. Es más común en jóvenes por debajo de la media de 25 años y afecta a cerca de 4.9 millones de personas en todo el mundo, sobre todo en América del Norte.

Por su parte la diabetes tipo II es la más representativa y contabiliza por encima del 90 porciento de los casos de diabetes. Se desarrolla por problemas en el páncreas al ser deficiente la producción de insulina. La mayor frecuencia de aparición de la enfermedad se reporta sobre los 40 años, presentando en su mayoría obesidad abdominal, hipertensión arterial, dislipidemia y elevación del PAI-1.

Esta enfermedad se detecta transcurrida varios años debido a que se desarrolla gradualmente y al inicio no existen síntomas representativos. Es en el período inicial de la enfermedad que se desarrolla la condición denominada intolerancia a la lactosa.

La diabetes mellitus gestacional aparece frecuentemente sobre el segundo o tercer trimestre de embarazo en mujeres que anteriormente no tienen un diagnóstico.

Representa un riesgo tanto para la madre como para el bebé. Como parte del embarazo el feto consume alimentos, oxigeno, entre otros de la madre, provocando una disminución de la insulina y la aparición de la enfermedad.

Los mayores riesgos de contraer diabetes gestacional lo tienen si han quedado embarazadas con más de 25 años, si presenta antecedentes familiares de esta enfermedad, si sufre de hipertensión arterial, hay demasiado líquido amniótico, ha tenido un aborto espontáneo de forma inexplicable o si padece sobrepeso antes o durante el embarazo.

Se calcula por debajo de un 6 porciento los casos de diabetes mellitus tipo 3A, 3B, 3C, 3D, 3E, 3F y 3G. Siendo pocos comunes pero aquí te las mencionamos para que sepas que existen.

Diagnostico

La prueba médica que confirma el diagnóstico de esta enfermedad es la medición de los niveles de glucosa y hemoglobina en sangre por profesionales en un laboratorio autorizado.

Los instrumentos de medición de niveles de glucosa que usan las personas que presentan diabetes no están preparados para realizarse un diagnóstico. Además solo los doctores son los responsables de emitir este diagnóstico, pues se trata no solo de saber si la enfermedad está presente sino que también se realiza un estudio para saber el tipo así como las condiciones en las que está presente y emitir las indicaciones correctas para tratar la enfermedad.