¿Cuándo llevar a un familiar a una residencia?

Suele dificultarse a los familiares la pregunta ¿Cuándo llevar a un familiar a una residencia? Cuidar a un pariente anciano es una excelente manera de devolverle algo del amor, el cuidado y la crianza. En ocasiones el cuidado debe ser tan minucioso que, aunque no queramos, debemos resolver dichos cuidados. Llevar a un familiar a una residencia no es trabajo fácil pero los profesionales saben hacer su trabajo.

Cuando cuidas de alguien, proporcionas un modelo para tus hijos que les muestra de qué se trata el cariño y el compromiso. También los enseñamos en Residencias Albertia. Esto los prepara para el momento en que usted pueda necesitar el cuidado de ellos. Eventualmente cuando ellos puedan necesitar el cuidado de sus propios hijos.

Cuando llevar a un familiar a una residencia: El apoyo mutuo

Es bueno que los niños aprendan a cuidar y ayudar en el cuidado. “Los niños pueden ser muy dulces y amables, incluso con un abuelo demente”, dice Schempp.

Sin embargo, tenga en cuenta lo siguiente al considerar cuánta asistencia necesita su pariente:

  • Hay que ser realista para lo que puedes y no puedes hacer. Tenga en cuenta, también, que el nivel de asistencia necesario probablemente aumentará con el tiempo.

  • Conoce tus límites. Si la persona necesita ayuda para bañarse, vestirse o ir al baño, ¿se siente cómodo ayudándole? Si tiene incontinencia y la idea de cambiar un pañal te incomoda, es posible que necesites encontrar un ayudante en el hogar. Por otro lado, tal vez se está volviendo más olvidadizo y usted tiene deficiencias organizando sus medicamentos. Así como olvidando de que los tome. O tal vez usted no es bueno con el papeleo y no puede ayudarlo con sus formularios del seguro de salud.

  • Considere su horario. Si tiene un trabajo de tiempo completo y niños pequeños en casa. Considere el impacto de acoger a alguien que necesita mucha ayuda. Si, por ejemplo, necesita ayuda para ir al baño varias veces cada noche. Pronto podrías estar sufriendo un caso grave de falta de sueño. Es posible que estés reaccionando a una crisis de salud que haya tenido recientemente. O que estés pensando en mudarse como una medida preventiva porque poco a poco está perdiendo la capacidad de cuidar de sí mismo. En cualquier caso, piense si tiene el tiempo y la energía para hacerlo.

Mover a alguien a su casa puede ser un beneficio financiero

¿Qué esperar del dinero cuando llevar a un familiar a una residencia? Aligere su carga financiera haciendo que su familiar contribuya. Los adultos mayores a menudo quieren contribuir con el hogar y pueden pagar más que una cantidad nominal por alimentos. Muchos pagan el alquiler si pueden pagarlo, o pagan algunas o todas las renovaciones necesarias para preparar su hogar.

No existe una sola forma correcta o incorrecta de manejar las finanzas. Su familia necesita decidir que funcionará mejor para todos. Llegue a un acuerdo financiero con su familiar antes de tomar la decisión de llevar a un familiar a una residencia. Esto no será necesariamente fácil, porque el dinero es un tema muy emocional en la mayoría de las familias. Para evitar problemas o resentimientos más adelante, tenga conversaciones abiertas sobre esto desde el principio.

Averigüe si puede pagar por la atención que le brindan a su familiar. Si es así, es posible que puedas aligerar los pagos por la atención que les brinda. La mayoría de los estados tienen un programa de efectivo y asesoramiento que permite a los adultos mayores elegibles “contratar” a un cuidador. Esto podría incluir un hijo adulto u otro pariente, para el cuidado que se les brinda. El cuidador elegido generalmente recibe una tarifa por hora que es menor que el promedio.

Deja un comentario