Crepes

Los crepes son postre muy rico y fácil de hacer. Sólo se necesitan ingredientes comunes, una sartén, un bol, una batidora, un cucharón, una espátula de cocina y platos. Se puede comer en combinación de multitud de acompañantes, pudiendo ser decorado de diversas maneras.

Ingredientes

  • 1 cucharada grande de mantequilla
  • 400 gramos de harina
  • 4 huevos
  • 300 ml de leche

Preparación para 4 personas

Se mete en un bol la harina, los huevos, la leche y la mantequilla, y se mueve todo bien. Cuando esté todo bien movido, ponemos una cucharada grande de mantequilla en la sartén, que debe esparcirse bien por la base. Echamos cucharadas de masa movida en la sartén y cuando esté bien hecha por un lado le damos la vuelta y así con el otro lado. Cuando los crepes estén bien hechos, se sacan y se ponen en un plato, unos encima de otros.

Puedes untarles chocolate, fresas, miel, leche condensada o cualquier ingrediente de tu gusto. Si mezclas los crepes con salsa bechamel, champiñones, pollo o cualquier preparativo de alimento, se puede convertir en una sustancial cena. Aquí entra el ingenio de cada uno para combinar este exquisito manjar.

Crepes: La base para todo

Cenar en casa crepes, supondrá dejar contentos a todos los invitados. Esta deliciosa receta se puede comer en combinación con muchas cosas: chocolate, mermelada, queso, atún, aceite… Lo que significa que cada persona puede untar su crepe con la comida que más le guste. Por tanto, quedará satisfecho y disfrutará cada vez que lo vea. Lo puedes hacer para desayunar, comer y para cenar. A parte de que ya tiene alimento de por sí, al ponerlo en combinación con otros ingredientes, como si fuera una pizza, hace que valga para todo. Ponle queso restregado para desayunar, atún y tomate para comer y una rica ensalada para cenar, por ejemplo, y tendrás la comida del día servida.

Deja un comentario

Completa la siguiente suma *