Saltar al contenido

La autoexploración de mama salva vidas

Las mujeres deben estar vigilantes y conocer sus mamas interna y externamente. Para ello, deben realizarse periódicamente una autoexploración mamaria. Esta autoexploración debe hacerse física y visualmente en ambas mamas.

Que se debe saber sobre la autoexploración mamaria

 La autoexploración de mama salva vidas

La autoexploración de mama, es un auto-examen que se realiza la mujer en sus mamas frente al espejo. Mediante, esta exploración física y visual la mujer aprende a conocer sus mamas en cuanto a tamaño, aspecto y forma. De esta manera poder detectar a tiempo alguna alteración en sus mamas o en el área de las axilas.

Es aconsejable, practicárselo a partir de los 20 años y de manera periódica, por lo que, una vez al mes debe fijarse una fecha para este control, luego, de haber culminado su ciclo menstrual.

Cuando se debe practicar la autoexploración mamaria

Este auto-examen mamario, es un examen de control para mantener vigiladas las mamas, por lo que, debe practicarse tomando en cuenta varias consideraciones: luego de haber cumplido los 20 años de edad, durante el embarazo y en el periodo de la menopausia.

Por otra parte, se recomienda realizarlo colocando una fecha fija mensualmente. Preferiblemente, se debe hacer 7 días después de culminado el ciclo menstrual, ya que, existe la posibilidad de que en esta fecha las mamas estén menos inflamadas y por ende, con menos molestias de sensibilidad.

Cómo realizarse la autoexploración  de las mamas

La autoexploración de las mamas, es un examen sencillo pero minucioso, que debe realizarse de manera visual y física que se debe realizar 7 días después luego de la menstruación. En este artículo, se explican las etapas y los pasos que se deben seguir para obtener un excelente auto-examen mamario:

Etapa de observación

Debes colocarte derecha frente al espejo  teniendo los hombros rectos y los brazos a los costados junto a tus caderas. Observa detalladamente tus mamas, con la finalidad de conocerlas externamente. En cuanto a su forma, tamaño y aspecto, ya que, de esta manera sabrás como es su textura, su forma, su color de piel hasta sus pezones y aureolas. De esta manera, detectaras alguna inflamación o cambio visible.

Inmediatamente, debes colocar tus manos en la nuca e inclinar ligeramente tus hombros hacia tu frente. Por ultimo procede a colocar tus manos en la cintura. En ambos pasos, debes vigilar detalladamente tus mamas para identificar algunas alteraciones como la aparición de hoyuelos en forma de hundimientos, bultos en la piel, o arrugas cerca de las mamas.

También, debes verificar si existe inflamaciones, ulceraciones, sarpullidos, enrojecimientos, modificación en la posición del pezón tendiendo a verse el pezón invertido y con constante secreción.

Autoexploración

Palpación frente al espejo

Este procedimiento se realiza con la finalidad de conocer internamente tus mamas. A tal efecto, se recomienda colocarte de pie o sentada frente al espejo palpando tus mamas. Para obtener mejores resultado en este paso, se sugiere que las mamas estén húmedas.

Ahora bien, debes tocar tus mamas para reconocer no solo la textura de su piel sino también la textura de los tejidos internos. De esta manera, poder identificar en tus senos o en las axilas, la formación de bultos en forma de bolitas, cuya consistencia, es diferente a la de las glándulas mamarias. Muchas de ellas se detectan fácilmente dado a las molestias o dolor que produce en el área.

Este procedimiento de palpación debes efectuarlo poniéndote frente al espejo u colocando una mano en la nuca. Explorando esa mama con la mano contraria. Para tal finalidad, debes usar las yemas de tus tres dedos medios, con movimientos en espiral saliendo desde el pezón hacia el exterior hasta abordar toda la mama y el área de la axila. De inmediato, se procede a realizar movimientos de arriba hacia abajo en forma de zigzag en las mismas zonas.

Para realizarla palpación del pezón, debes hacer esos movimientos del pezón hacia el exterior. También, debes apretar de manera suave el pezón con tus dedos suavemente. Con el propósito, de verificar si sale algún liquido de tus pezones, bien sea transparente, amarillento, lechoso o con sangre. Se debe resaltar que estos pasos, deben efectuarse en ambas mamas.

Palpación acostada

Procede acostarte en boca arriba, colocando una almohada debajo de la espalda y del lado de la mama que se vaya a explorar. También debes colocar la mano debajo de la nuca del lado que se vaya a examinar. Puesto que este procedimiento se debe practicar en ambas mamas.

Debes recorrer tu mama con tu otra mano, tomando en cuenta los movimientos espirales y de zigzag anteriormente expuestos. Sin olvidar, explorar también el área de las axilas y oprimir el pezón.

Indiscutiblemente, es importante que la mujer se realice mensualmente la auto-exploración mamaria, ya que, de esta manera conoce sus mamas internas y externamente. En caso, de detectar alguna alteración debes acudir a tu medico inmediatamente.