Agua de Burow

Agua de Burow o Solución de Burow, es un líquido acuoso de triacetato de aluminio. Esta solución está disponible como medicamento de libre venta en varios países del mundo. Se administra de manera tópica y tiene propiedades astringentes y antibacterianas. Debido a esto, ayuda a tratar afecciones de la piel como picaduras, mordeduras, erupciones, alergias y moretones. Sin embargo, esta solución es comúnmente usada para tratar infecciones del oído como la Otitis y otomicosis.

Historia del agua de Burow

Karl August Burow, un cirujano militar y anatomista nacido en el año 1809, fue el creador de este líquido. Por tal razón, la solución lleva por nombre su apellido. Lo más relevante de este cirujano es la creación de varias técnicas de cirugía y técnicas del cuidado de heridas que actualmente se siguen utilizando.

Usos médicos del agua de Burow

  • Otitis: para tratar infecciones del oído, conocidas como otitis, se puede emplear el agua de Burow. Se considera como un tratamiento efectivo para quienes tienen el oído afectado como también las infecciones por hongos. Su efectividad y bajo índice de toxicidad hacen de ella un medicamento totalmente seguro, pues no afecta al ser humano.
  • Irritación de la piel: Para este caso, es utilizada como astringente para el alivio tras irritaciones de la piel. Estos incluyen alergias, picaduras, erupciones, enrojecimientos, inflamación, entre otras. El medicamento también trata las alergias o molestias de la piel por sustancias como jabón y cosméticos, picadura de insectos, joyas y hiedra venenosa. Igualmente, previene el crecimiento de hongos y bacterias. Es eficaz gracias a dos ingredientes activos en la solución como el sulfato de aluminio tetra decahidratado y acetato de calcio monohidratado. Muchas personas lo utilizan para posibles infecciones que puedan provocar la aparición de uñas encarnadas y para disminuir la inflamación.

Efectos secundarios

Algunas personas pueden presentar leves o moderados efectos secundarios al usar el agua de Burow. Entre ellos se encuentran: piel seca, irritación e inflamación. Las personas que son alérgicas al acetato de aluminio pueden experimentar hinchazón y dificultades para respirar. Por lo tanto, se les recomienda a ellas evitar su uso si son alérgicos a metales y cobre.

Es de suma importancia llamar a un médico o especialista en caso de no ver resultados luego de la aplicación de este medicamento. Si la alergia se propaga a otras áreas de la piel, si la picazón del área afectada no deja dormir o si presenta fiebre alta también debe alertar al médico tratante. Todos estos síntomas podrían indicar que la solución de Burow no fue efectiva para el tipo de irritación en la piel o la persona es alérgica a este medicamento.

Deja un comentario