Aborto en Latinoamérica

El aborto en Latinoamérica solo es legal bajo ciertas circunstancias. Sin embargo, en la actualidad se han alcanzado muchos avances. Los cuales se relacionan con la salud sexual y derechos reproductivos de la mujer.

La relevancia del tema del aborto en Latinoamérica

En aquellos países donde la legislación es muy limitada, la práctica del aborto se hace en condiciones de alto riesgo. Lo cual ha representado en salud pública una dificultad. Asimismo, significa un problema de desigualdad social, étnica, económica y de género. Más aun a la evidente violación de los derechos reproductivos y sexuales.

En América Latina se han valido de la práctica jurídica internacional en relación del derecho al aborto. Sin haber establecido un procedimiento propio y articulado de declaraciones y tratados.

El origen de este problema es notorio, y se encuentra en el sistema americano de protección de los derechos humanos. En el cual se reconoce el derecho que tiene un ser humano a que le sea respetada su vida. Igualmente, la ley protegerá este derecho y, en general, desde el mismo momento de la concepción. A nadie se le puede arrebatar la vida en forma arbitraria. (Convención americana sobre los Derechos Humanos en su articulo 4).

Aquí se puede observar uno de los principales escollos para el debate sobre el aborto en Latinoamérica. En varios casos, se ha invocado este articulo obstaculizando la actividad del estado para defender los derechos reproductivos de la mujer.

Los riesgos del embarazo a los 40

El grave problema que enfrenta Latinoamérica es precisamente la falta de dialogo. El cual debe girar sobre la grave situación de justicia social de los abortos clandestinos. Asimismo, de las posiciones fundamentalistas que promociona el Vaticano alimentando la violencia de los fanáticos.

El acceso a una suspensión segura del embarazo no es solamente un asunto de salud pública y justicia social. Este problema también es de orden democrático. Al no satisfacer la demanda de despenalizar el aborto esto causaría muerte y dolor. Además, aumentaría la decepción de millones de mujeres latinoamericanas con los procesos democráticos en sus países.

Es relevante acotar que no se trata de estar a favor del aborto. Lo que se quiere es que ninguna mujer se haga un aborto. Sin embargo, se puede estar a favor de mejorar la realización de un aborto. Así como también que desaparezcan los problemas de salud pública y justicia social. Una manera de hacerlo es impulsando una educación que evita la repetición de esta conducta. Por eso es trascendente identificar entre el hecho en sí y su procedimiento penal.

Deja un comentario