Saltar al contenido

Las propiedades del maíz

Hablar de un alimento con tanta tradición, importancia y tan característico sabor, siempre es un placer, hoy hablaremos sobre las propiedades del maíz.

El maíz

Propiedades del maiz

Cada pueblo originario tuvo su alimento representativo, en Asia fue el arroz; así mismo, en América Latina tenemos el maíz. A todos los que nos llamamos latinoamericanos, nunca nos pasa desapercibido un buen tamal relleno con calabaza, o un guiso bien cargadito de viandas y especias.

Su finalidad va más allá de lo alimenticio en muchas regiones de la América Latina, como otro valioso medio cultural con muchos usos; y en años recientes se ha comenzado a usar para fabricar biocombustible.

Pero por supuesto, ¡qué fuera del maíz sin sus nutrientes e importancia alimenticia en una dieta realmente balanceada y puramente latina! Si quieres saber más, ¡a leer!, veamos las propiedades del maiz.

Las propiedades del maíz

  • El maíz es un alimento relativamente resistente, aunque esto puede variar en base a las condiciones en que sea sembrado, al genotipo, y al medio ambiente; a pesar de esto sigue siendo el cereal más producido a nivel mundial por encima de otros bien populares como la avena, el trigo, el arroz, o el mijo.
  • Aunque presenta gran cantidad de carbohidratos, así como magnesio, potasio, proteínas y gran cantidad de vitaminas del complejo B, el valor biológico de su proteína es de baja calidad nutricional por su bajo contenido de aminoácidos esenciales.
  • El maíz tuvo un gran protagonismo en la vida diaria y hasta en la mitología de diferentes culturas mesoamericanas. De aquellas tradiciones aborígenes tenemos hoy en día, por ejemplo, la chicha de maíz, que no es más que una bebida fermentada muy popular en América Central y Sur; así como el pinole,entre otras muchas y variadas recetas y creaciones de la cultura aborigen que aún existen.
  • El maíz a la hora de cocinarse se puede hacer desgranado o entero. Además con él podemos preparar la rica harina que todos conocemos, y su aceite es uno de los más económicos del mundo. La calidad de este aceite va acompañado a la variedad del maíz y a su temperatura de cultivo. Se cuentan varios centenares de variedades de este aceite solamente en México.Seguramente muchos han probado ya el rico atole, una bebida caliente, o el tejuino, una bebida ya más fresca que proviene de la región más occidental de México.Durante el siglo XVIII, en Estados Unidos, nacieron los ricos cornflakes, u hojuelas de maíz, que luego cobraron gran notoriedad en todo el mundo, los cuales se preparaban con una pasta integral de maíz, trigo y avena; aunque ya actualmente se hacen exclusivamente con maíz.Además podemos preparar enchiladas, arepas, tacos, choclo, sopas, tortillas, y otras muchas recetas deliciosas y muy saludables. Vale también destacar que con la hoja del maíz, ya seca, se hacen tejidos que sirven para fabricar diferentes productos, ya sea con finalidad decorativa, o para artesanías de todo tipo; además de servir para envolver los familiares tamales.
  • A pesar de su rico valor en nutrientes, el maíz no debe ser consumido como único alimento, pues puede acarrear graves complicaciones para la salud; como algunas variedades de anemia,y la pelagra, enfermedad que puede aparecer si el maíz no se consume nixtamalizado, proceso que da origen a una masa que sirve de origen a tortillas, tamales, etc.
  • Existen en la actualidad variedades con diferentes cualidades como resistencia a herbicidas o a plagas, que forman parte de los llamados alimentos transgénicos.

¡Que viva el maíz!

Todos conocemos las palomitas de maíz, las frituras, todos sabemos cómo sabe un arroz con maíz, o una mazorca asada. Conocemos ésos sabores y los extrañamos cuando nos faltan. Así sucede con ésos frutos que crecen con nosotros, llenándonos de sonrisas y placer la mesa; así sucede con un alimento como el maíz, que cuando lo imaginamos lo podemos ver preparado de cien formas, y lo podemos saborear de otras cien maneras.

Pero la magia del maíz no radica sólo en su sabor, sino sobre todo, en lo saludable y nutritivo de su fruto; seco, pero cargado de vida.