Saltar al contenido

Mejores ejercicios para hacer durante el embarazo

¡Moverse hace milagros durante el embarazo! El deporte te prepara para el parto al fortalecer tus músculos y mejorar tu resistencia. Además, facilita la recuperación física después del nacimiento del bebé.

que ejercicios hacer durante el embarazo

Es obvio que si te mantienes en forma durante el embarazo, no hay duda que la recuperación postparto será menos dolorosa y más rápida. De hecho, hay muchos accesorios que te pueden ayudar a que tu proceso de recuperación sea más agradable y llevadero, como es hacer uso de fajas post parto. Este tipo de fajas, además de afinar tu silueta tras el embarazo, ayudan a que tu zona abdominal se recupere con mayor rapidez y facilita  muchos de los movimientos en tu día a día.

Por lo tanto, si quieres que tu embarazo sea lo más agradable posible debes prestar especial atención a las elecciones que hagas para tu actividad física y movimientos. Es esencial encontrar un deporte que sea seguro para ti y tu bebé.

Ejercicios recomendados

Un programa de ejercicio ideal puede fortalecer tu corazón, hacerte más flexible, controlar tu aumento de peso y preparar tus músculos para la dura experiencia física del parto. 

Aquí te presentamos una lista con las mejores opciones de ejercicios que puedes hacer durante tu periodo de gestación. Ante todo, para evitar riesgos, siempre es aconsejable que consultes a tu ginecólogo antes de comenzar cualquier tipo de ejercicio, puesto que no todos los embarazos son iguales o cuenta con las mismas condiciones.

1. Caminar

Caminar es uno de los mejores ejercicios cardiovasculares para mujeres embarazadas, pues te permite mantenerte en forma sin esforzar demasiado las rodillas y los tobillos. La marcha es una actividad segura durante el embarazo, y se puede personalizar a tu gusto y horario.

2. Trotar y correr

Un trote es la forma más rápida y más eficaz para el trabajo de tu corazón y tu cuerpo. Además, puedes ir a correr cuando te convenga, de acuerdo con tu horario. En general, basta con salir a correr entre 15  y 30 minutos al día al ritmo que más se adapte a ti. 

3. Natación

Los profesionales de la salud coinciden en que la natación es el deporte más seguro y rentable para las mujeres embarazadas. Hace el trabajo de dos grupos de músculos: brazos y piernas. Aunque el ejercicio sigue siendo leve, es muy bueno para el sistema cardiovascular y permite que las mujeres embarazadas se sientan más ligeras a pesar del peso que conlleva al tener al bebé a bordo.

4. Yoga y estiramientos

El yoga y estiramientos ayuda a mantener un buen tono muscular y una buena flexibilidad, con muy poco o ningún impacto sobre las articulaciones. Sin embargo, es posible que debas completar tu programa de yoga caminando varias veces por semana para trabajar el sistema cardiovascular. 

5. Pilates

Es una forma de ejercicio que combina la flexibilidad y la fuerza de trabajo al tomar conocimiento del cuerpo, la respiración y la relajación. Los ejercicios se basan en ciertos movimientos realizados con el abdomen o los músculos perineales, además de que ayuda mucho al fortalecimiento de tu suelo pélvico

6. Musculación

Si el culturismo ya forma parte de tu programa deportivo regular, no hay razón para detenerte. Sin embargo, deberás evitar el uso de cargas pesadas y la adaptación de ciertas posiciones. Si toma todas las precauciones necesarias para que tu técnica sea buena, el culturismo es una excelente manera de tonificar y fortalecer tus músculos. 

7. Baile

Puedes hacer que tu corazón funcione bailando en tu salón al ritmo de tu música favorita, pero es recomendable mantenerte alejada de todos los bailes que involucran saltos o giros. Recuerda que la técnica es importante y debes evitar cambios bruscos de dirección. 

8. Gimnasio suave

Lo bueno de una clase de gimnasia suave es que la sesión es lo suficientemente larga como para disfrutar de los beneficios del ejercicio. Si te inscribes en una clase de preparación para el parto, disfrutarás de estar con mujeres embarazadas como tú y puedes estar convencida de que cada movimiento es seguro para ti y tu bebé.

En conclusión, si cumples algunos de estos ejercicios previos al parto y te mantienes en forma, ¡ten por seguro que tu proceso tanto al dar a luz como después harán que te sientas menos dolor en tu recuperación y sea lo menos prolongada posible!